A 19 años de la peor tragedia del futbol en Guatemala y Centroamérica

Un 16 de octubre de 1996, el estadio nacional Mateo Flores vivió una de las jornadas más tristes del deporte. (Foto: Soy502)

Un 16 de octubre de 1996, el estadio nacional Mateo Flores vivió una de las jornadas más tristes del deporte. (Foto: Soy502)

Se cumplen 19 años de la peor tragedia en el fútbol y deporte en Guatemala. El 16 de octubre de 1996, previo al partido eliminatorio entre Guatemala y Costa Rica en un abarrotado estadio nacional Mateo Flores, 84 aficionados murieron a causa de una avalancha humana, ocurrida en el sector de la General Sur del estadio.

Fue un miércoles por la noche, en las calles y avenidas de la capital se respiraba un ambiente de fiesta, y eran muchos los aficionados incondicionales con la Selección Nacional que buscaba la ansiada clasificación al Mundial de Francia 1998.

A media hora de iniciar el partido, se escuchaban gritos de auxilio desde la general sur, una de las localidades preferidas por los aficionados al fútbol en Guatemala.

ADEMÁS: Aficionado cae desde lo alto de una tribuna en un estadio argentino

Tiempo después, pero ya muy tarde para las víctimas, los socorrista abrieron las puertas que estaban con candados y sin guardias, y cayeron los cuerpos sin vida de decenas de guatemaltecos, en la que se convertiría en la noche más negra del futbol nacional.

La pista de tartán se convirtió en una morgue improvisada, y en el centro del campo, el presidente de ese entonces, Álvaro Arzú, tomó la decisión de suspender el encuentro en medio del llanto, luto y dolor.

Hubo sobreventa de entradas, se calcula que se vendieron 10 mil más de lo reglamentario, que junto a la escasa o nula previsión y a la ausencia de un plan de contingencia y seguridad en la que tampoco se establecieron rutas de evacuación. 

De inmediato, la FIFA suspendió al estadio Mateo Flores, el Ministerio Público abrió una investigación, pero no hubo detenidos ni imputados, lo más que se pudo lograr fue que algunas de las víctimas recibiera una compensación económica.

Una desgastada lápida con los nombres de los 84 fallecidos se ubica en el túnel de acceso a la general sur en el coloso de la zona 5, desde ese triste día de 1996, el aforo del estadio se redujo y nunca ha vuelto a verse un lleno parecido. 

16 de octubre de 2015, 17:10

cerrar