El 2016 fue el año para romper maldiciones que parecían eternas

“Esperar desespera” dicen las abuelitas. Pues esperar 108 años… eso ya no sabemos qué es lo que provoca. Tal vez resignación y nada más. 

Sin embargo, si algo aprendimos en 2016 es que todas las malas rachas de esta vida terminan algún día, incluso aquellas que duran 108 años. 

Los Chicago Cubs lo descubrieron después de ganar su primer campeonato desde 1908 en una de las Series Mundiales más emocionantes que se recuerdan. Del otro lado estaban los Cleveland Indians, que tampoco estaban muy lejos: llevaban 68 años sin ganar. 

El campeonato del béisbol de los Estados Unidos se definió de forma espectacular. Los Cubs iban abajo en la serie 1-3 y ganaron los últimos tres partidos para coronarse. El séptimo y decisivo, tuvo de todo. Terminó 8-7 en extra innings después de que los Indians empataran agónicamente en la octava entrada con un Home Run de tres carreras.

Sin embargo, bajo la lluvia de Ohio, algún día tenía que llegar el final. Un out de Kris Bryant para Anthony Rizzo terminó con 108 años de espera para la ciudad de Chicago y los fanáticos de los Cubs. 

Así se celebran 108 años de espera. (Foto: AFP)
Así se celebran 108 años de espera. (Foto: AFP)

También en la NBA

La ciudad de Cleveland también fue protagonista de algo histórico en el baloncesto, aunque esta vez de forma positiva. Los Cavaliers de LeBron James se convirtieron en el primer equipo de la historia en remontar un 1-3 en contra en las finales de la NBA. 

No fue cualquier victoria, después de toda la historia de James con la ciudad. Nativo del estado de Ohio, el estelar jugador pasó siete temporadas en Cleveland intentando ganar un título, y nunca lo logró. Así que un día decidió tirarse a toda la ciudad en contra y firmar por el Miami Heat, en donde ganó dos campeonatos en cuatro años. 

Sin embargo, a James lo llamaron de nuevo desde su casa y decidió volver a los Cavaliers, en donde solamente tardó dos temporadas en darles el primer título de su historia. 

LeBron James, con los trofeos del campeonato y del jugador más valioso. (Foto: NBA)
LeBron James, con los trofeos del campeonato y del jugador más valioso. (Foto: NBA)

Fundados en 1970, Cleveland se había caracterizado por ser un equipo perdedor, pero todo terminó con The King LeBron. Lo mejor del asunto es que lo hicieron contra los Golden State Warriors, que habían dominado por completo durante la temporada regular. 

108 años pasaron para que Chicago volviera a ganar, y 46 para que lo hiciera Cleveland. Para muchos, 2016 será el año en el que las esperas por fin valieron la pena. 

23 de diciembre de 2016, 09:12

cerrar