¡3,000 muestras de amor!

TECHO tuvo un sólido arranque de año. Con las 47 viviendas construidas al inicio de este año se llega a 3,000 historias compartidas, 3,000 familias transformadas, 3,000 vidas que multiplicarán la esperanza en la posibilidad de cambiar nuestro país. (Foto: TECHO).

TECHO tuvo un sólido arranque de año. Con las 47 viviendas construidas al inicio de este año se llega a 3,000 historias compartidas, 3,000 familias transformadas, 3,000 vidas que multiplicarán la esperanza en la posibilidad de cambiar nuestro país. (Foto: TECHO).

Recién celebramos un arranque del 2014 muy sólido junto a voluntarios, vecinos y aliados de TECHO construyendo 47 viviendas a lo largo del departamento de Santa Rosa, en Pueblo Nuevo Viñas y Barberena; y en el sur de Quetzaltenango, en el municipio de Génova.  La construcción culminó con mucho éxito, lo cual nos llena de optimismo y motivación para seguir luchando con mucha más fuerza en pro de una sociedad con más oportunidades para todos y todas sus habitantes.

20,000
voluntarios
Han participado en las construcciones de TECHO

Con esta construcción son más de 3,000 historias las que hemos compartido tras 5 años de imparable trabajo en comunidades a lo largo y ancho del país; historias junto a familias que con mucha confianza nos han permitido entrar en su casa, vecinos que semana a semana nos dan la posibilidad de soñar junto a ellos y sus comunidades, buscando alcanzar comunidades donde la armonía, la sana convivencia, el bienestar, las oportunidades y el amor sean lo que impere en su entorno.

Estas historias han sido compartidas por más de 20 mil voluntarios que han dado un paso al frente y hemos atravesado la brecha que mantiene distantes a  jóvenes universitarios, estudiantes, familias y colaboradores de muchas empresas de la realidad en que viven miles de vecinos de las comunidades más excluidas. Aquellos que hemos participado nos hemos comprometido, de una u otra forma no importando cual sea nuestro lugar en la sociedad, a ejercer nuestra ciudadanía y no voltear la cara ante la difícil realidad que hoy nos llama a movilizarnos para poder transformarla.

Cada vez que estamos en una comunidad, en una escuela, inaugurando una vivienda, en una mesa de trabajo, en una convivencia, en una universidad o en reunión con alguna empresa, nos damos cuenta que estos actos de “solidaridad pura” se reproducen de manera masiva.
Tato Fuentes
, director, TECHO

La voluntad convertida en acciones es un acto de amor y esta consecución de actos de amor que nos hemos permitido vivir, nos afirma que la acción voluntaria de cada persona genera y fomenta la ciudadanía, una característica escondida en la humanidad pero muy presente e irradiante media vez nos damos la oportunidad de descubrirla y darle alas. Actos como estos desencadenan muchos cuestionamientos sobre nuestra realidad, ponen sobre la mesa la interrogante: “¿cuáles son las causas que hoy nos tienen acá?”. Muchas veces lograremos que este acercamiento cambie nuestra escala de prioridades y  nos haga entender que esta realidad sólo cambiará si, y solo si, decidimos cambiar nosotros mismos y trabajamos por erradicar actitudes que nos incomodan tales como el egoísmo, la apatía, la marginación, el maltrato y la constante vulneración a los derechos que sufre más de la mitad de la población guatemalteca condenada a vivir en condiciones de pobreza.

El agradecimiento infinito es para todos aquellos que han hecho de este sueño algo que se construye día por día, comunidad por comunidad, familia por familia y persona por persona.
Tato Fuentes
, director, TECHO

El camino por recorrer no es para nada fácil, es largo y con muchos obstáculos que por años han estado allí, pero cada vez que estamos en una comunidad, en una escuela con cientos de voluntarios y vecinos, inaugurando una vivienda, en una mesa de trabajo, en una convivencia, en una universidad o en reunión con alguna empresa, nos damos cuenta que estos actos de “solidaridad pura” se reproducen de manera masiva. Es justo esta la masividad que debemos seguir buscando, el acto más puro de darse por amor a la humanidad y a la justicia.

El agradecimiento infinito es para todos aquellos que han hecho de este sueño algo que se construye día por día, comunidad por comunidad, familia por familia y persona por persona. ¡Sigamos dando pasos firmes, cuestionando, cuestionándonos, denunciando y actuando! Se viene un año de lleno de grandes desafíos pero a su vez de mucho crecimiento, innovación y constancia. Estemos seguros que acompañados por sentimientos de amor y solidaridad seguiremos andando en el camino correcto.

Mucha fuerza y un fraternal abrazo,

Tato Fuentes, Director Social, TECHO Guatemala

02 de marzo de 2014, 22:03

cerrar