Conoce cinco desayunos que puedes preparar en 15 minutos

La prisa de la mañana no permite que comamos apropiadamente previo a iniciar nuestras labores cotidianas. 

Sin embargo, es importate recordar que el desayuno es la comida más importante del día. Si no lo realizamos, nuestro metabolismo entra en reposo y el cuerpo, aunque esté trabajando, crea reservas de calorías sin quemarlas. 

Esto significa que nuestro cerebro no tiene la energía necesaria para registrar la información nueva; además crea sobrepeso y provoca que nuestro organismo se "coma a sí mismo". 

Ahora que sabes por qué es tan importante alimentarte a buena hora, Soy502 te deja 5 desayunos que puedes preparar en 15 minutos: 

1. Yogur con frutas:

Trata de obtener un yogur blanco, sin azúcar, de una marca guatemalteca, que tenga el sabor agrio (así sabrás que no tiene colorantes ni preservantes). Sírvelo en un plato hondo, añádele un poco de granola (la más natural que consigas en el mercado) y échale media taza de fruta picada a tu gusto (puede ser fresa, melocotón, kiwi, uvas o moras).  Las posibilidades son infinitas.  Báñalo con media cucharada de azúcar.

2. Ensalada de sandía y requesón: 

Es fácil y saludable. Corta la sandía en cuadros pequeños, ponlos en un plato mediano y agrega requesón al gusto (este es bajo en grasa). Añade unas hojas de espinaca, berro o arúgula; adereza con vinagre balsámico y un toque de miel de abeja. Si lo deseas puedes agregar nueces y listo. 

TAMBIÉN: 

3. Avena con pedazos de manzana: 

Hierve un poco de agua, o leche de vaca o de almendras, en una olla pequeña. Cuando esté lista, agrega la avena (un cuarto de bolsa) y revuelve; trata de dejar algunas hojuelas enteras, pues estas benefician la digestión.  Agrega media cucharada de azúcar, un poco de granola y canela en polvo cuando la sirvas en un plato hondo. Termina adornando con pedazos de manzana a tu gusto. 

4. Panecillo con huevo: 

Los panecillos (también llamados "muffin") ya se venden en supermercados del país.  Prepara un huevo estrellado, deja la yema tierna o fríelo completamente, como tú lo desees. Corta el pan a la mitad y caliéntalo en un comal.  Cuando esté listo, úntale mayonesa, mostaza o salsa de tomate si lo deseas.  Agrégale una rodaja de jamón y otra de queso amarillo o de tu elección. Añade el huevo. 

5. Licuado de frutas. 

Existen infinitas posibilidades. Licúa las frutas de tu preferencia con agua o leche y azúcar al gusto. Prueba estas combinaciones o experimenta. Melón con piña (con agua), banano con leche, papaya (es buena para los problemas de gastritis), fresa con leche o agua, zanahoria con jugo de naranja. También puedes mezclar piña con espinaca, apio y limón. Además de nutritivos, los licuados benefician a la digestión. 

03 de enero de 2017, 08:01

cerrar