La mitad de la riqueza mundial está en manos del 1 % de la población

El informe también incluye ejemplos de países como India o Pakistán, donde existen élites superminoritarias. (Foto: AFP)

El informe también incluye ejemplos de países como India o Pakistán, donde existen élites superminoritarias. (Foto: AFP)

Cerca de la mitad de la riqueza mundial está en manos del uno por ciento de la población, que posee en conjunto unos 110 billones de dólares (81 billones de euros), según los datos divulgados por la organización humanitaria Oxfam.

El informe "Gobernar para las élites: secuestro democrático y desigualdad económica" concluye que la concentración del 46 por ciento de la riqueza en manos de una minoría supone un nivel de desigualdad "sin precedentes", que amenaza con "perpetuar las diferencias entre ricos y pobres hasta hacerlas irreversibles".

El texto se publica la semana en la que se celebrará el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), una reunión en la que se analizarán los problemas más urgentes del mundo y se tratará de aportar soluciones para las crecientes situaciones de desigualdad.

Las élites económicas están secuestrando el poder político para manipular las reglas del juego económico, que socava la democracia.
Oxfam Intermón

La organización humanitaria calcula además que hay 18,5 billones de dólares (13,6 billones de euros) no registrados y en terceros países de baja tributación, por lo que en realidad la concentración de riqueza es mucho mayor.

Según sus datos, 210 personas se incorporaron el año pasado al club de los multimillonarios cuya fortuna supera los mil millones de dólares, formado por 1.426 personas que concentran una riqueza de 5,4 billones de dólares (casi 4 billones de euros).

Oxfam denuncia que la masiva concentración de los recursos económicos en una minoría provoca un "secuestro democrático" por el que los gobiernos pasan a servir a una élite acaudalada con "políticas fiscales injustas, prácticas corruptas y arrebatando los ingresos naturales a los ciudadanos".

El texto sostiene que las medidas de austeridad aumentaron la brecha de desigualdad en Europa, donde la fortuna de las diez personas más ricas supera el coste total de las medidas de estímulo aplicadas en la Unión Europea entre 2008 y 2010.

El texto presenta una serie de recomendaciones de cara a la reunión de Davos en las que insta al "compromiso" de no utilizar paraísos fiscales, no cambiar dinero por favores políticos y exigir a los gobiernos garantizar la sanidad, educación y protección social de los ciudadanos con la recaudación fiscal, entre otros. 

Además insiste en que las crisis económicas desde 1980 han aumentado la brecha de desigualdad haciendo que unos pocos se beneficien.

América Latina ha hecho esfuerzos por reducir la desigualdad en los últimos 10 años mediante políticas de fiscalización, servicios públicos y empleo, según el mismo informe. 

20 de enero de 2014, 12:01

cerrar