Ana Gabriela Martínez, la niña maravilla del raquetbol guatemalteco

La deportista guatemalteca, Ana Gabriela Martínez, sigue agigantando su legado histórico dentro del raquetbol. Luego de convertirse en campeona mundial junior por séptima ocasión no se detiene y ya trabaja para buscar su octava corona en 2017.

Mi obsesión y mi prioridad es el raquetbol, quiero ganar el título en los dos años que me quedan como atleta junior y sueño con que la única raquetbolista nueve veces campeona mundial sea guatemalteca
Ana Gabriela Martínez
, campeona mundial de raquetbol

Cualquier otro deportista del mundo estaría de vacaciones y celebrando el título, sin embargo, Gaby ya prepara el plan de trabajo con el que buscará un nuevo sueño y así aprovechar los dos años que aún tiene para jugar como atleta juvenil.

  • LEE TAMBIÉN: 

Esto nos dijo la heptacampeona juvenil del mundo: 

Las huellas de la última batalla siguen en su cuerpo. Tiene algunos golpes en los brazos y en las piernas. Sin embargo, Martínez asegura que son parte de sus trofeos y la acompañan junto con sus medallas, que luce orgullosa.

  • ADEMÁS:

"Las medallas de 2013 y la de este año tienen un valor muy especial. Representan muchas cosas y son la muestra de que con trabajo y perseverancia se pueden lograr las metas. El primer título quizá sea el más fácil en el sentido de que no hay presión, de allí en adelante todo cambia y todo el mundo te quiere ganar y juegan con todo", expresó con una sonrisa.

A sus 17 años, Ana Gabriela explica que la receta del éxito es creer en uno mismo y trabajar fuerte todos los días.

"Los título se ganan en los entrenamientos, si trabajas duro, te esfuerzas y crees en tu potencial, los resultados llegan. En esta ocasión dudé. Una noche antes de la final en San Luis Potosí, México, creía que sería difícil, hasta me decía que si perdía estaba bien, luego recordé todo el camino recorrido y lo que hemos luchado y me convencí que tenía todo para conseguir el título y así fue", aseguró Gaby. 

Detrás de la campeona mundial hay una familia que la acompaña y le brinda el apoyo. La única exigencia es que no descuide los estudios y que recuerde que el deporte no será para toda vida y la preparación academica sí.

El esfuerzo diario:  

"Estudiaré el otro año quinto bachillerato y gracias a las autoridades del colegio y a los maestros que me apoyan y entienden mi pasión por el deporte, he podido compaginar los estudios y tratar de alcanzar las metas", recalcó.

De cuatro a seis horas de entrenamiento diario, asistir al colegio, hacer tareas, son el día a día de Ana Gabriela Martínez, quien espera con ansias que concluya la construcción del complejo de raquetbol que estará ubicado a un costado del Domo de la zona 13.

Su historia: 

"Esperamos que estén listas las instalaciones y que se puedan inaugurar con un torneo internacional, para que la gente en Guatemala pueda conocer más de este deporte, y ojalá más jóvenes y niños al igual que yo, se puedan enamorar del raquetbol", concluyó la guatemalteca que vale oro.

24 de noviembre de 2016, 08:11

cerrar