Ana Sofía Gómez conoció en Río una de las "Maravillas del Mundo"

El Cristo Redentor del Cerro del Corcovado es una de las Siete Maravillas Modernas del Mundo y es uno de los tantos emblemas de Río de Janeiro, la sede de los Juegos Olímpicos 2016.

Es uno de los sitios más visitados de la ciudad carioca y muchos de los deportistas que han participado en las justas han subido a visitarlo. La gimnasta guatemalteca, Ana Sofía Gómez, aprovechó uno de sus días libres y lo visitó, antes de regresar a Guatemala este miércoles 17 de agosto.

Soy502 emprendió el viaje junto a “Sofi” y su entrenador Adrián Boboc. Durante el recorrido la atleta de 20 años fue contando episodios de su vida y planes para el futuro, tras haber participado en sus segundos Juegos Olímpicos y haber terminado en la posición 32 del mundo. 

El camino inició en la estación de Laranjeiras, en el corazón de Río, donde se abordó el bus y contó que uno de sus sueños era estar a los pies del “Cristo de Río”. “Soy muy religiosa, disfruto de la Semana Santa. Muchas veces me he ido a cargar procesiones a escondidas, no me dejan porque me puedo lesionar”, confesó, entre sonrisas.

  • LEE TAMBIÉN:

En el ascenso narró que no recuerda cuantos países ha visitado, que tiene casi la misma cantidad de sellos en su pasaporte como pines de países que ha coleccionado durante sus competencias, “unos 150, creo”. Sofi cuenta que el país que más le ha gustado es Singapur dónde participó en los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2010.

El recorrido continúa, se frota las manos. “Estoy estudiando una licenciatura en deportes, cuando me retire no me alejaré de este mundo, como deportista conozco ciertos problemas y necesidades que hay y me gustaría pelear para solucionarlos” dice.

  • POR SI NO LO VISTE:

Luego del largo viaje (cuatro horas por la alta demanda de turistas), al llegar a lo más alto del cerro y a los pies del Cristo, no pudo evitar lucir su otra pasión, la gimnasia, en el pequeño espacio libre se paró de manos para recordar su viaje con una fotografía; lo que llamó la atención de algunos turistas que le pidieron una foto al verla con su indumentaria oficial de Guatemala. Luego contó: “Nunca he negado un saludo, autógrafo o fotografía a nadie, ni cuando tengo cara de almohada y me acabo de levantar (risas). En la calle muchas personas me reconocen”.

  • TE PUEDE INTERESAR:

La visita terminó. A la salida confesó: “Me tomaré unas vacaciones. Quiero conocer Tikal, en Petén. Por mis entrenos (seis horas diarias) no me da tiempo para viajar y conocer mi país. Después del receso seguiré entrenando pensando en el nuevo ciclo olímpico". 

*Con la colaboración del periodista Aldo Martínez, enviado especial de Nuestro Diario