Antigua vive uno de los Cortejos más grandes de Guatemala y el mundo

Texto de: Raúl Illescas

El domingo 6 de abril las calles empedradas de la Antigua Guatemala se verán nuevamente abarrotadas por curuchos, devotas cargadoras y visitantes que se darán cita para presenciar uno de los Cortejos Procesionales más grandes de Guatemala y del mundo.

A las 6:45 de la mañana, cuando los rayos del sol empiezan a calentar a la ciudad colonial, sonará el timbre que anuncia el inicio de la Procesión de Jesús Nazareno de la Caída del Templo de San Bartolomé Becerra.

Esta procesión, cuyos inicios se remontan a principios del siglo XX, convoca a más de 6,000 cargadores, quienes por turnos van llevando en hombros a una imagen que representa el momento en que Jesús es doblegado bajo el peso de la cruz. 

El cortejo recorre por más de 17 horas el casco de la Antigua Guatemala y sus alrededores. Al paso de la procesión se observan alfombras multicolores que se fusionan con el olor a incienso y corozo mientras filas casi interminables de cucuruchos acompañan al nazareno.

El cucurucho antigüeño ha sido testigo de cómo esta procesión ha evolucionado de un cortejo aldeano, a un verdadero ícono de la Semana Santa en Guatemala. Si bien es cierto que la procesión ha crecido a proporciones casi descomunales, no todos los antigüeños están a favor de la “globalización” del quinto domingo. Algunos lugareños comentan que se ha perdido parte de la identidad que caracteriza a las procesiones en Antigua Guatemala, cediendo espacio a costumbres más “capitalinas”. 

Mientras tanto, para el cucurucho capitalino, participar en la procesión de “San Bartolo”, como se le denomina en la jerga cuaresmal a este cortejo, significa vivir una experiencia diferente. Sin horquillas (largos bastones de metal que ayudan a soportar el peso de un anda) y teniendo la posibilidad de repetir tandas; cargar a Jesús de la Caída se ha convertido en una cita imperdible.

A los visitantes se les recomienda llegar temprano a la Antigua Guatemala, ya que después de las 11 de la mañana, es virtualmente imposible entrar a la ciudad colonial. Para los afortunados que logren darse cita, vivir un Quinto Domingo de Cuaresma junto al Nazareno de la Caída, es una experiencia como ninguna otra en la época de las marchas, las jacarandas y los frescos de súchiles.

Este es el mapa del recorrido de la procesión:

 

05 de abril de 2014, 20:04

cerrar