Los elementos positivos de las Elecciones 2015

Los futuros integrantes de la corporación municipal efectuaron una caravana para festejar la victoria. (Foto Facebook/Luis Grijalva)

Los futuros integrantes de la corporación municipal efectuaron una caravana para festejar la victoria. (Foto Facebook/Luis Grijalva)

Sabíamos que no sería fácil. El desgastado y corrupto sistema político guatemalteco, cuyo turbio financiamiento heredamos desde hace años, nos dejaba pocas opciones. Pero, a pesar de ello, y a que los cartones de lotería que teníamos enfrente no presentaban, necesariamente, a personas “capaces, idóneas y honradas”, las elecciones del 6 de septiembre arrojaron muchas más luces que las esperadas. Reflejan que en este país, como se ha dicho hasta el cansancio, #EstoApenasEmpieza.

La primera sorpresa, para muchos, fue la masiva afluencia que se registró en las urnas, a pesar de varias campañas llamando al voto nulo o en blanco, o que, simplemente, no se acudiera a los centros de votación. La respuesta ciudadana fue un contundente “no” a tal solicitud. El nivel de participación fue del 70.38 por ciento, el más alto registrado en las últimas tres décadas.  Las personas hicieron las colas que hizo falta. Soportaron sol y lluvia. Hambre y sed. Todo, con el fin de emplear la principal herramienta que la democracia les da para decidir tanto su presente como el futuro de sus hijos.

Los guatemaltecos hicieron fila para poder emitir su voto (Foto:Jesús Alfonzo/Soy 502)
Los guatemaltecos hicieron fila para poder emitir su voto (Foto:Jesús Alfonzo/Soy 502)

Poco después de las ocho de la noche del domingo, empezaban a conocerse resultados que desafiaban los pronósticos. Susana Asencio postulada por el Comité Cívico Antigua en Buenas Manos, fue electa alcaldesa de la ciudad colonial, derrotando al favorito, el ex alcalde Víctor Hugo del Pozo. Quetzaltenango también daba el campanazo. El politólogo Luis Fernando Grijalva le ganó a pesos pesados de la talla de Natán Rodas, Valentín Paniagua y de Jorge Barrientos, el alcalde que batalló hasta el último minuto y cuyo nombre al final no apareció en la papeleta. Y en Mixco tanto los seguidores de Otto Pérez Leal como de Amílcar Rivera vieron frustrado su sueño de ver a su favorito dando discursos de triunfo. El turno le correspondió a Neto Bran, del Movimiento Reformador. 

Susana Asencio del Comité Cívico Antigua en Buenas Manos toma el control de la comuna, tras una administración que terminó con el alcalde Vivar en la cárcel.
Susana Asencio del Comité Cívico Antigua en Buenas Manos toma el control de la comuna, tras una administración que terminó con el alcalde Vivar en la cárcel.

En otros sitios, claro está, los resultados fueron los previsibles. El poder de los caciques es fuerte. Sus estructuras partidarias no fallan. Y la mayoría de diputados con proceso de antejuicio fueron reelectos. Según el último conteo, con 99% de los votos escrutados, Lider repite como la principal fuerza dentro del Legislativo, con, según resultados aún preliminares, hasta 37 escaños. Al Patriota no le fue nada mal, con 19. Y la Unidad Nacional de la Esperanza sería la segunda fuerza, con 28. 

Pero los pequeños, aquellos que salieron a vociferar en contra del sistema y que prometieron que harían las cosas distintas; que los grandes no les dejaban trabajar y que si les dieran la oportunidad legislarían a favor de los intereses de los guatemaltecos, sumarían 74, con capacidad para hacer todo lo que ofrecieron. Nosotros ya no somos, ni seremos, de memoria corta. Tenemos claro a quién apoyamos y por qué. Demostramos saber lo que queríamos. Es el momento que la gente decente, que los puso en ese sitio,  vea recompensada sus días de plaza y sus mañanas de sol o tardes de lluvia. Manos a la obra, a partir del 14 de enero de 2016. Demandamos reformas. Transparencia en la asignación de recursos. No más listado geográfico de obras asignado a dedo para las constructoras de los cuates.  No más corrupción. Hagan valer su palabra. 

11 de septiembre de 2015, 07:09

cerrar