Así luciría la Mona Lisa de carne y hueso

Los personajes de clásicas pinturas fueron transformados en realidad gracias a la tecnología. 

La Mona Lisa y los retratos de Rembrandt, Rafael y el Joven Azul de Thomas Gainsborough cobraron vida en un proyecto de Quentin Devine y su equipo. 

Cada pieza llevó 36 horas en su elaboración. El equipo buscó a modelos que fueron preparados para lucir como los cuadros originales. 

ADEMÁS: 

Las etapas de este proceso fueron; el maquillaje y vestuario, las tomas y el toque digital. 

Fue un trabajo fascinante aunque intimidante, al querer imitar las habilidades de los más famosos pintores de la historia. Mi equipo y yo intentamos crear las fotografías más realistas de estas icónicas obras de arte, trayéndolas al mundo moderno por primera vez
Quentin Devine
, pinturas de carne y hueso.

* Con información de El Universal

03 de noviembre de 2016, 19:11

cerrar