Así quedó el dedo de un jugador de rugby...¡y siguió jugando una hora!

“Los futbolistas pasan el partido fingiendo que están lesionados, pero los jugadores de rugby pasan fingiendo que no lo están”, dice una famosa frase.

El rugby tiene fama de ser un deporte para gente dura, con mucha resistencia física y casi inmune al dolor. Y el fin de semana vimos el ejemplo más claro de ello. 

Advertencia: Las imágenes pueden herir tu sensibilidad 

¡Ay! La única manera de sentirse mejor al respecto de esta foto es pensar en que siguió jugando.
¡Ay! La única manera de sentirse mejor al respecto de esta foto es pensar en que siguió jugando.

James Hornwill, australiano y jugador del Harlequins inglés, terminó una jugada con una fractura expuesta en su dedo índice de la mano izquierda. 

Como si fuera lo más normal del mundo, se miró la mano y caminó hacia la banda para pedir asistencia médica. Los servicios de su club le vendaron la mano y Hornwill entró de vuelta al partido, ¡y jugó una hora más!

  • ADEMÁS: 

Por si fuera poco, se tomó con humor el asunto: "Es justo decir que mis días como modelo de manos terminaron", escribió en Twitter. 

Al finalizar el encuentro, el australiano fue trasladado inmediatamente a un hospital y los médicos lo intervinieron con cirugía para poner el dedo en su lugar. 

21 de noviembre de 2016, 16:11

cerrar