#AtrapadosEnElTráfico: una hora para cruzar 11 km en Chimaltenango

Hablar de Chimaltenango es mencionar el tráfico. Turistas y comerciantes sufren cada día el congestionamiento vehicular para cruzar cerca de diez kilómetros entre los municipios de El Tejar y Chimaltenango, en el altiplano guatemalteco, que unen la capital con el occidente del país.

A una velocidad máxima reglamentaria de 40 kilómetros por hora, el tramo debería cruzarse en menos de quince minutos. Pero se ha vuelto normal que tome alrededor de una hora.

  • LEE AQUÍ:

Soy502 hizo la prueba en dirección a occidente a las 11 de la mañana. La fila de vehículos comenzó en el kilómetro 44 y se consiguió salir del municipio, en el kilómetro 58, una hora después.

  • Mira aquí el resultado:

La Dirección General de Protección y Seguridad Vial (Provial) confirmó esas cifras y compartió las estadísticas de la afluencia vehicular del 28 de noviembre, en la que se registró el paso de 20 vehículos por minuto en ambas direcciones al mediodía.

En total, en las horas de luz, se calculó que más de 14 mil vehículos atravesaron este tramo.

Los vecinos señalaron que los lunes y los viernes las estadísticas empeoran, principalmente en las primeras horas de la mañana y al atardecer.

¿Qué provoca el tráfico?

Durante el recorrido se identificaron varios factores que provocan el congestionamiento vehicular. El principal es la reducción a dos carriles en la ruta, lo que genera un embudo en ambas vías.

Otro de ellos son los peatones y los vehículos que cruzan la carretera para llegar a las ventas o a las calles del municipio. Esto obliga a que los automóviles frenen y provoquen un efecto en cadena que aumenta la fila.

También destacan los autobuses que crean un segundo carril en ambos lados. Cuando los cabezales deben girar, no tienen espacio suficiente para sus maniobras, lo que detiene el tránsito.

Nueva ruta de peaje

El proyecto de la carretera de circunvalación inició su construcción en marzo de 2016 y tiene un avance del 65%. Miriam Portillo, vocera de Conasa, confirmó que se espera concluir el proyecto en octubre de 2018.

Anuncio de la construcción del libramiento. (Foto: Wilder López/Soy502)
Anuncio de la construcción del libramiento. (Foto: Wilder López/Soy502)

Una vez que la constructora entregue la obra al Ministerio de Comunicaciones, se hará la evaluación correspondiente y se lanzará la licitación para ver qué empresa se adjudica el usufructo para administrar y mantener la nueva carretera de peaje por una cantidad de años aún no estipulada.

El derecho de vía ha sido uno de los problemas que más ha obstaculizado el proyecto; a la fecha, faltan los últimos terrenos por adquirir, entre ellos, a la municipalidad de El Tejar.

Se ha intentado hablar con el alcalde de este municipio, Juan José Cuá, pero no se ha obtenido respuesta. Sin embargo, la última información proporcionada por Conasa es que Caminos y la comuna firmaron un acuerdo en el que ceden las áreas municipales que integran el proyecto.

  • POR SI NO LEÍSTE:

En total, la ruta alternativa tendrá una inversión de 312 millones de quetzales.

Los afectados

Miles de personas se ven perjudicadas cada día por este congestionamiento, las que atraviesan y las que viven ahí.

Ana Estrada, quien tiene su venta de comida desde hace 14 años sobre la ruta Interamericana, recordó que esa zona no estaba muy poblada cuando llegó. Ahora su tienda se pierde entre la multitud de vallas publicitarias y otros negocios, como las ventas de vehículos; solo el vapor de su olla de frijoles sobre el fuego indica que ahí se vende comida.

El tránsito es fundamental para su negocio, pero reconoció que la contaminación, la basura y el ruido afectan su salud. 

"Es bastante complicado, el tránsito se ha hecho igual que en la capital", comparó.

Ana ve con preocupación que su negocio pierda clientes por la nueva carretera. (Foto: Wilder López/Soy502)
Ana ve con preocupación que su negocio pierda clientes por la nueva carretera. (Foto: Wilder López/Soy502)

Sin embargo, se encuentra en una disyuntiva en la que tiene que elegir entre su salud o su negocio. Ana es consciente de que la nueva carretera en la que está trabajando la Constructora Nacional S.A. (Conasa) ayudará a reducir el tráfico, pero también reducirá el número de sus clientes.

Otro caso es el de Eddy Hernández. Junto a su padre, comenzó hace tres años una venta de repuestos y ya está desesperado por el tráfico. "Es terrible", respondió cuando se le preguntó.

No obstante, vio con mayor optimismo la llegada del libramiento que se espera concluya en octubre de 2018. "Nos movilizaríamos más rápido, daríamos mejor servicio a los clientes, la mayoría de vehículos iría a la otra carretera, pero los que buscan repuestos ya saben que aquí estamos", comentó.

Pero estos son dos de los casos de las más de 700 mil personas, de varios departamentos, que se ven afectadas por el tráfico de Chimaltenango cada día.

El paso es obligatorio entre el occidente del país y la capital y muchos productores del área de Quetzaltenango, Sololá o Quiché tienen que salir temprano de sus casas para poder llevar sus productos a los mercados de la capital. Pero también afecta a los visitantes que se dirigen a los destinos turísticos, como el lago de Atitlán, Chichicastenango, Huehuetenango o San Marcos, entre otros.

  • PODRÍA INTERESARTE:

*Esta nota es la primera entrega de un trabajo periodístico sobre el tráfico en tres tramos. Espera las publicaciones de cómo es el tránsito en Barberena y Cuyotenango.

11 de diciembre de 2017, 05:12

cerrar