El Autódromo Guatemala cierra sus puertas luego de cuatro décadas

Un lugar de encuentro para varias generaciones de amantes de la velocidad en Guatemala cerrará sus puertas para siempre. La pista de aceleración de el antiguo autódromo ubicado en el kilómetro 19.5 de carretera a El Salvador vivirá su última carrera el 25 de febrero de 2018. Pero la historia continuará, solo que en otra sede.

El olor a caucho, el peculiar sonido de los motores, la adrenalina de los pilotos cuando están en la línea de salida, el parpadeo de los reflectores para anunciar la partida, el altavoz que anuncia los tiempos y a los contendientes. Decenas de recuerdos, historias, anécdotas e infinidad de kilómetros recorridos sobre el asfalto que durante unos segundos daba vida a los sueños de libertad de niños, jóvenes, adultos y adultos mayores que tocaban la gloria a bordo de sus bólidos. Unos de lujo y muy modernos, otros antiguos y desgastados, pero iguales sobre la pista, han tenido un mismo objetivo: superar sus tiempos y a sus rivales.

Tres épocas distintas

Tras una larga y exitosa historia, primero como “kartódromo”  (pista para karts) a finales de los años 70, luego como autódromo hasta 1992 y más recientemente como pista aceleración de cuarto y después de octavo de milla, los amantes de la velocidad dirán adiós a uno de sus "templos" donde muchos guatemaltecos y corredores de Centroamérica participaron en grandes competencias.

Debido a que el terreno donde está la pista fue primero fraccionado y luego vendido a distintos dueños, el trazado fue acortándose hasta que por fin llegó el tiempo de cerrarlo para dar paso a la creciente urbanización en el sector.

"La pista fue construida allí por 1977. Primero fuimos como aficionados y, tras un conflicto de dos amigos que lo manejaban, inicié como administrador. Estoy triste, pero todo tiene un final. Muchas veces logramos llegar a acuerdos con los dueños para mantener la pista, pero ahora no se pudo y el 24 de febrero será el último evento que haremos en ella", dijo Steve Tope, administrador de la pista por más de 20 años.

La línea de salida, donde tantas veces el semáforo les dio verde a pilotos para iniciar una carrera. (Foto: Wilder López)
La línea de salida, donde tantas veces el semáforo les dio verde a pilotos para iniciar una carrera. (Foto: Wilder López)

El mayor logro de este espacio, según él, fue alejar a los jóvenes de las carreras clandestinas que ponía en peligro la vida de los guatemaltecos.

"Se les dio un lugar para correr y competir sin poner en riesgo la vida de nadie en un ambiente controlado. Algunos se quejaban del ruido, pero no le hacíamos daño a nadie", explicó.

Grandes pilotos nacionales hicieron las delicias de los seguidores de la adrenalina del deporte motor. Autos de todo tipo, marcas y cilindraje se desplazaron por la pista del Autódromo Guatemala. Europeos, americanos y japoneses quemaron llantas allí durante más de cuatro décadas.

"Hemos tenido Ferrari, dragsters, clásicos, modificados, motos de carrera de calle y hasta de repartidores; una variedad de vehículos que la verdad me quedo corto y no podría decir uno en especial de los que han corrido en la pista", contó Steve.

Por su parte, César Pérez, periodista especializado en automovilismo, recordó a los grandes corredores nacionales que compitieron en el Autódromo Guatemala en sus tres épocas.

Los más grandes corredores de Guatemala compitieron allí: Pedro Cofiño, José Jorge Iturbide, Carlos Hernández, Mauricio Roque, Guido Cosenza, el doctor Julio Quevedo, quien tiene muchos años de correr; Enrique Botrán y tantos otros que se me escapan
César Pérez
, periodista.

Mauricio Roque recordó sus inicios en la motovelocidad y el haber visto y competido en algunos eventos internacionales de motovelocidad entre 1984 y 1993. Luego se acortó la pista y solo se usó para aceleración.

Los aficionados también resienten el cierre de la pista. "La verdad muchos crecimos acompañando a nuestro papá o hermanos a la pista. Primero venía como aficionado y cuando ya tuve mi primer carro empecé a correr y es una experiencia muy especial. Estamos tristes por el cierre de la pista, pero todo en la vida tiene sus ciclos", dijo Kevin Mejía, quien ahora transmite su amor por los carros y la velocidad a su hijo de cinco años.

Raceway Guatemala los espera

Pero eso no terminará con la aceleración en el país, ya que desde hace cinco años está abierta la pista de cuarto de milla Guatemala Raceway, en el kilómetro 75.5 de la carretera al Puerto Quetzal, donde los amantes de la velocidad pueden ir y correr su vehículo, ya sea modificados o stock. El ingreso a la pista tiene un valor de Q50 y muchos van como aficionados a disfrutar de las carreras y de los diversos espectáculos que se ofrecen.

  • TE PUEDE INTERESAR:

En dicha pista también se organizan carreras de cabezales, una nueva modalidad que ha tenido mucho éxito en Guatemala y que llama la atención de pilotos y aficionados.

"Tengo fe de que muchos nos seguirán a la pista del Puerto, allá tenemos más espacio para seguir creciendo en busca de ser una gran opción para los corredores y aficionados”, refirió Steve Tope.

23 de febrero de 2018, 05:02

cerrar