Ayuda a aliviar el dolor de los niños quemados de Guatemala

La fundación nació en 2007 y se sostiene a base de donaciones. (Foto: Archivo)

La fundación nació en 2007 y se sostiene a base de donaciones. (Foto: Archivo)

Los accidentes pasan todos los días y a cualquier persona, ya sea en casa o en la calle, pero hay tragedias que marcan para el resto de la vida como es el caso de las quemaduras en los más pequeños.

Las víctimas más frecuentes son los niños de escasos recursos comprendidos entre 0 y 14 años. Las más comunes son líquidos calientes, fuego, electricidad y pólvora.

La Fundación para niños Quemados de Guatemala atiende de manera integral y gratuita a aquellos niños que sufren de algún tipo de quemadura por diferentes causas. El objetivo es que ningún niño con quemaduras se quede sin recibir el tratamiento adecuado y pueda tener una vida lo más normal posible.

En Guatemala ocurren alrededor de 50 mil casos de quemaduras al año en niños, las cuales causan cicatrices que alteran de forma severa en las funciones, la estética y afecta psicológicamente al paciente, cuyo tratamiento prolongado tiene un alto costo económico y social.

Las primeras 24 horas son cruciales para atender la quemadura. Las víctimas deben rodar en el suelo para apagar las llamas, verter abundante agua limpia sobre la quemadura y cubrirla con una toalla mojada
Lourdes Santizo
, doctora de la unidad de Quemados

La fundación ha construido las Unidades de Quemaduras Pediátricas en el hospital Roosevelt, Hospital Nacional de Amatitlán y en el Hospital Nacional de Escuintla.

El proceso de curación de una quemadura es lento y empieza por la unidad hospitalaria, la cual estabiliza al paciente, realiza cirugías, elimina infecciones. Lo siguiente para los pacientes es su paso por la unidad de quemaduras pediátricas, la cual mantiene a los niños internados para realizar las curaciones y lavados a los que deben ser sometidos bajo efectos de sedantes debido al fuerte dolor.

50
mil
pacientes al año atiende la Fundación.

Luego pasan a rehabilitación, la cual queda ubicada en las instalaciones del Niño Sano en el Hospital Roosevelt. En la clínica se atienden a los pacientes egresados de la Unidad de Quemaduras ofreciendo un programa de rehabilitación único en Guatemala. Detectando las secuelas por las quemaduras y recibir la ayuda necesaria para eliminar las limitaciones funcionales producidas por las quemaduras.

El programa incluye curaciones ambulatorias, tratamientos y mallas de presión, órtesis, fisioterapia, mascaras de uvex, evaluación clínica, cirugías reconstructivas, apoyo psicológico para los pacientes y sus familias y prótesis de extremidades.

Tu ayuda puede aliviar el dolor de las víctimas, ya que la fundación opera en su mayoría gracias a los donativos. Dado la gran demanda y el creciente número de pacientes, la Fundación necesita aumentar su capacidad de atención.

Para colaborar puedes comunicarte al teléfono 2339-4048.

El domingo 15 de mayo se llevará a cabo la segunda carrera a beneficio de la Fundación.

11 de abril de 2016, 09:04

cerrar