Barcelona aplastó a Valencia y pone un pie en la final de Copa del Rey

Barcelona goleó categóricamente al Valencia en la semifinal de ida de la Copa del Rey y prácticamente visó su boleto a la gran final. Este jueves se verán Celta y Sevilla.

Con cuatro goles de Luis Suárez y tres de Leo Messi, el Barça firmó una exhibición para destrozar al Valencia.

El partido fue un monólogo del equipo de Luis Enrique, que ofreció una de sus mejores actuaciones del año ante un rival con muchas dudas y que, además, jugó con diez toda la segunda mitad por la expulsión de Mustafi.

Virtuosismo, velocidad de vértigo en las combinaciones, recuperaciones fugaces, electricidad en cada acción y mucha clase. Eso fue el Barça desde el primer minuto de un partido en que el salió a decidir la eliminatoria y lo pudo haber hecho antes del descanso.

Fue una exhibición de un gran Barcelona, del juego coral de un equipo que después de las tres últimas victorias en las que se cuestionó su fútbol, quería reivindicarse frente a un temeroso rival, que temió a los azulgrana desde la alineación y el once presentado por Neville ya fue una declaración sobre las aspiraciones de su equipo.

El Barça fue un vendaval, impuso su fútbol de fantasía desde el primer minuto frente a un rival desarbolado y que nunca supo a qué jugar.

De esa cuenta, sumó el Barça su vigésimo séptimo partido consecutivo sin perder y está a uno de igualar la mejor racha de la historia del club, en poder del mítico equipo de Pep Guardiola en la temporada 2010-11.

Cheryshev ingresó en el segundo tiempo, el jugador "polémico" por quien Real Madrid salió eliminado tempraneramente de la Copa. El público en el Camp Nou lo aplaudió. 

03 de febrero de 2016, 16:02

cerrar