Bono para ti, bono para mí, bono para todos

Recientemente la CSJ aprobó un bono extraordinario para jueces y magistrados. (Foto: Archivo/Soy502)

Recientemente la CSJ aprobó un bono extraordinario para jueces y magistrados. (Foto: Archivo/Soy502)

El primero en dar el campanazo fue el Tribunal Supremo Electoral. Hace ocho años los entonces magistrados se recetaron, para ellos y sus empleados, un “bono de aniversario” porque la entidad para la que laboraban cumplía sus bodas de plata. La indignación generalizada y la presión mediática les hizo dar marcha atrás y no hubo sueldo extra en julio de 2008.

A los de la Corte de Constitucionalidad no les fue mucho mejor el año pasado. El “bono revolucionario” con el que, de forma unilateral, la entonces magistrada presidenta, Gloria Porras, pretendía premiar la productividad de todo el persona también cayó como balde de agua fría. Uno a uno, los cuatro magistrados titulares de ese entonces devolvieron los cheques que les habían depositado en sus cuentas. 

Súmese a estos ejemplos (porque no son los únicos, ni por asomo) el “bono por riesgos físicos y sociales” que la Corte Suprema de Justicia recién aprobó para  jueces y magistrados. Pedían Q6 mil pero el pleno aprobó Q4 mil para cada uno. Serán Q42 millones los que se destinarán para este objetivo, la mayoría provenientes de “recursos propios” del Organismo Judicial. No se quería que este dinero, según dijo Mario Alberto Taracena, presidente de la Asociación de Jueces y Magistrados, se fuera “al fondo común”.

Pero, ¿de qué manera se resuelven los “riesgos físicos y sociales” con un pago extra? No pongo en tela de juicio, ni por asomo, que ser juez en Guatemala conlleva peligros que en otras latitudes serían impensables. De hecho, todos los operadores de justicia de este país trabajan en condiciones que tendrían que ser mucho mejores. Lo que cuestiono es cómo pretende resolverse un problema real colocando una curita cuando lo que se necesita es cirugía mayor. 

  • MIRA TAMBIÉN

Es indispensable que los operadores de justicia puedan realizar su trabajo con tranquilidad, sentirse seguros y no vivir con la espada de Damocles de la amenaza a sus espaldas. Y la chibolita le cae a todas las entidades, no solo al OJ. Los policías, fiscales, agentes del sistema penitenciario, forenses, jueces y abogados defensores decentes merecen dormir tranquilos. Ahora bien, ¿cómo se resuelve con un pago extra y no con planes integrales, uso racional de fondos y estrategias bien diseñadas de prevención de riesgos? Espero la respuesta.

15 de diciembre de 2016, 13:12

cerrar