Brasil lanza mensaje ante debilitamiento de economías emergentes

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, realizó una invitación para invertir en su nación destacando el crecimiento económico de su país; sin embargo, dicha invitación se hace para paliar una desaceleración que sufrieron las economías emergentes (Foto: EFE).

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, realizó una invitación para invertir en su nación destacando el crecimiento económico de su país; sin embargo, dicha invitación se hace para paliar una desaceleración que sufrieron las economías emergentes (Foto: EFE).

Con la invitación a invertir en Brasil, Dilma Rousseff, presidenta de dicho país, destacó este viernes durante su intervención en el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en Inglés) realizado en Davos, Suiza, que su nación posee un ambicioso plan de largo plazo de expansión económica

Rousseff presentó como uno de los principales incentivos el propio mercado interno brasileño, en aumento gracias a la incorporación de 42 millones de personas a la clase media en la última década.

La mandataria enfatizó el papel importante que debe jugar el sector privado, enumerando en detalle los proyectos en los que éste ha participado en Brasil (aeropuertos, puertos, ferrocarriles, energía)

Nariman Behravesh, economista en jefe de la consultora IHS, declaró el miércoles que Rousseff parecía haber pensado "durante un tiempo que Brasil no necesitaba realmente a los inversores internacionales. Pero ahora cambió de opinión".

La economía brasileña, la séptima del mundo, pasó de un espectacular crecimiento de 7.5% en 2010 a 2.7% el año siguiente, y un pobre 1% en 2012.

En medio de una elevada inflación (5.91% a fines del pasado año), que ha llevado al Banco Central a elevar su tasa directriz al 10.5%, Brasilia espera un crecimiento de 2.3% este año.

Débil crecimiento de los BRICS

Las Economías Emergentes sufrieron en 2013 una fuerte desaceleración en el crecimiento interno, lo cual se sumó a un debilitamiento de sus monedas (Foto: Archivo)
Las Economías Emergentes sufrieron en 2013 una fuerte desaceleración en el crecimiento interno, lo cual se sumó a un debilitamiento de sus monedas (Foto: Archivo)

El término BRICS se refiere los países considerados como economías emergentes: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, destacados por sus desmesurados crecimientos en materia económica y productiva; sin embargo, el año no comenzó bien para ellos. 

Las tensiones crecían este viernes en torno a los países emergentes, que temen convertirse en el eslabón débil de la economía mundial tras el desplome esta semana del peso argentino, el rublo ruso y la libra turca, o los problemas de la industria china.

Los mercados financieros asiáticos registraron fuertes caídas este viernes, preocupados por una ralentización de la economía de China: la víspera, se anunció un retroceso en la producción manufacturera china en enero, por primera vez en seis meses.

A su vez, la bolsa de Madrid (donde cotizan numerosos valores con intereses en América Latina) se veía muy afectada, cayendo en sesión más del 3% por la situación en Argentina.

El peso argentino, que se ha ido devaluando desde comienzos de 2013, sufrió un derrumbe de casi 14% entre el miércoles y el jueves, el mayor desde 2002.

El gobierno argentino afirmó que fue él quien administró esa caída, y sorprendió este viernes al permitir a los particulares la compra de divisas, levantando una restricción vigente desde 2011.

Tranquilidad para las BRICS

La presidenta de Brasil lanzó un mensaje de tranquilidad sobre la economía brasileña durante su intervención en el Foro Económico Mundial. (Foto: EFE)
La presidenta de Brasil lanzó un mensaje de tranquilidad sobre la economía brasileña durante su intervención en el Foro Económico Mundial. (Foto: EFE)

Rousseff intentó tranquilizar durante su discurso sobre los efectos que la retirada de estímulos económicos en Estados Unidos ha tenido en Brasil. 

Según ella, dicha retirada de capitales se está reduciendo, y por mucho que haya turbulencias, "las reservas de 376 mil millones de dólares son una garantía contra esa volatilidad".

También presente en Davos, el gobernador del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini, explicó que las políticas monetarias de los países más ricos están descoordinadas, lo que evita una retirada total de capitales en los mercados emergentes.

24 de enero de 2014, 11:01

cerrar