¿Qué buscan en la mansión de Pablo Escobar en Miami?

Los propietarios de la vivienda que alguna vez perteneció a Pablo Escobar en Miami, la demolieron para construir una nueva casa. Antes que eso sucediera, muchas personas recorrieron las instalaciones con el fin de encontrar algún "tesoro oculto" del capo del narco.

Cazadores de tesoros profesionales están peinando la parcela 2 mil 236 metros cuadrados de terreno con detectores de metal, magnetómetros, sierras eléctricas y otras herramientas.

El objetivo es poder localizar paquetes ocultos de dinero en efectivo, o posiblemente los restos de las víctimas de las brutales matanzas del capo narco colombiano. Este se lleva a cabo antes que los actuales propietarios derriben la mansión de color rosa, que fue propiedad del Escobar en la década de 1980.

Aunque han pasado casi tres décadas desde que la mansión fue confiscada, los cazadores de tesoros no pierden las esperanzas en encontrar algún objeto de valor (o macabro).

De todas formas, saben que la tarea es difícil porque no son los primeros que han hecho el intento. "Queremos cerrar un capítulo muy oscuro en la historia de Miami", le dijo a The Miami Herald la periodista Jennifer Valoppi, quien junto con su esposo Christian de Berdouare, un hombre de negocios que fundó la cadena de comida rápida "Chicken Kitchen", son los propietarios de la vivienda.

Pablo Escobar compró la mansión en 1980, incluso poniendo su propio nombre en el documento de transferencia de la propiedad, a un valor de USD 762 mil 500. Los actuales propietarios debieron abonar USD 9 millones 650 mil para quedarse con la casa en 2014.

La mansión, construida en 1948, cuenta con cuatro dormitorios, seis baños, una piscina y garaje, así como un puerto deportivo, 45 metros de frente sobre la Bahía Vizcaína (Bay Biscayne) y vistas del centro de Miami.

Según explicaron, cuando los nuevos propietarios arrasen con todo el lugar, lo único que quedará de la casa de Escobar es una higuera de bengala.

Si bien no se sabe si Escobar vivió, o siquiera visitó la propiedad, el ex agente de la DEA,  Jim Shedd, dijo al Herald que era muy probable que los sicarios del capo de la droga podrían haberla utilizado como escondite y que también era un sector de aterrizaje para traficar toneladas de cocaína enviadas desde Colombia a los Estados Unidos.

Las autoridades norteamericanas confiscaron la propiedad en 1987 como parte de una redada de varias propiedades que Escobar tenía en la Florida por un valor aproximado de 20 millones de dólares.

Roger Schindler, un abogado, compró la propiedad en USD 915 mil en 1990, pero fue abandonada hace varios años después de un incendio.

Los buscadores de tesoros que se encuentran en la propiedad intentando localizar algún tesoro oculto por el capo narco, dinero, o hasta restos de personas, dicen que encontraron varios agujeros en las paredes, aparentemente hechos por personas que ya en el pasado buscaban algún botín escondido.

Tomado de Infobae

18 de enero de 2016, 21:01

cerrar