La caída de Pérez Molina y Baldetti: de la Presidencia a la cárcel

Han pasado 8 meses desde que empezó la investigación de La Línea que provocó que Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti pasarán de dirigir al país a estar presos y en espera de juicio. (Foto: Soy502) 

Han pasado 8 meses desde que empezó la investigación de La Línea que provocó que Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti pasarán de dirigir al país a estar presos y en espera de juicio. (Foto: Soy502) 

En enero pasado. Otto Pérez Molina preparó un gran evento para mostrar su informe del tercer año de Gobierno. Declaró que 2015 era el año de la no violencia y aseguró, apoyado en una encuesta que le daba el 51% de aprobación, que contaba con el respaldo de la población. Estaba a dos meses de que empezara el fin de su Gobierno. 
 
 
 
El 16 de abril, operativos realizados por el Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) revelaron la existencia de una estructura de defraudación tributaria llamada "La Línea". Al inicio, se creía que Juan Carlos Monzón, entonces secretario privado de la vicepresidenta, dirigía ese grupo delictivo. 
 
 
Sin embargo, poco a poco se confirmaría lo que todos sospechaban: Roxana Baldetti, la supervisora directa de Monzón, también estaba involucrada en la jerarquía de "La Línea". La población guatemalteca, usualmente apática ante las noticias, se organizó por redes sociales para salir a mostrar su descontento. El 25 de abril fue convocada una primera marcha ciudadana a la que acudieron más de 30 mil personas de diversos sectores sociales, para solicitar la renuncia de la pareja presidencial, la renovación de la clase política y la reforma de varias leyes importantes, como la Ley Electoral y de Partidos Políticos.
 
Tras varias semanas de mucha presión, que conjuntaron acciones legales en tribunales y movilizaciones en las calles, la primera mujer en la historia de Guatemala que ocupó la vicepresidencia del país, renunció el 8 de mayo de 2015. Antes, pasó 17 días desaparecida de la vida pública del país. Sus próximas apariciones serían luego, cuando se le llamó a las cortes, donde se le ligó a proceso y se le dictó prisión preventiva.
 
 
Con la renuncia de Baldetti también comenzó la historia de la caída del presidente Otto Pérez Molina. Mientras aún trataba de defender a Baldetti, las investigaciones de la CICIG y el MP demostraron que el mandatario mentía y que también estaba involucrado, incluso en un nivel superior de la estructura. Por algo, los confabulados le llamaban "el uno" o "el dueño de la finca" en sus conversaciones telefónicas. 
 
 
 
Luego de la renuncia de Baldetti, las manifestaciones continuaron y pronto se elevaron voces convocando a una huelga general para forzar la dimisión del mandatario. El 27 de agosto ocurrió la mayor movilización, que derivó en un paro nacional. Cinco días después, ya despojado de su inmunidad, Otto Pérez Molina presentaría su renuncia en la noche del 2 de septiembre, pero la noticia se hizo pública después de la medianoche. 
 
Al día siguiente, Pérez Molina se entregaba en Torre de Tribunales y finalmente era detenido. 
 
 
De esa cuenta, en menos de 5 meses, Otto Pérez Molina y Roxaba Baldetti pasaron de ser los mandatarios del país a estar tras las rejas esperando un juicio para determinar su responsabilidad en la operación de defraudación aduanera que llevaba a cabo "La Línea". 
 
 

30 de diciembre de 2015, 08:12

cerrar