¿Qué debe hacer Guatemala tras la degradación de su calificación?

Una calificadora de riesgo internacional presentó los resultados de la evaluación hecha a Guatemala. (Foto: archivo/Soy502)

Una calificadora de riesgo internacional presentó los resultados de la evaluación hecha a Guatemala. (Foto: archivo/Soy502)

La calificadora de riesgo Standard & Poor's (S&P) publicó los resultados de la evaluación que hizo sobre el país y las conclusiones no son alentadoras: decidió rebajar la calificación internacional para Guatemala y esto afectará a empresas, bancos, al Gobierno y a todos los guatemaltecos.

La calificación para el país pasó de estar “BB” a “BB-”, una degradación que no debe tomarse a la ligera, ya que podría empeorar. S&P le da un plazo a Guatemala de uno a dos años para superar la crisis política que afecta a la economía nacional.

La rebaja en la calificación responde a la desaceleración económica nacional, la debilidad en las instituciones, la ausencia de reformas y destaca principalmente la intención de Jimmy Morales de expulsar sin éxito a Iván Velásquez, jefe de la CICIG, la cual derivó en una crisis política que involucró a la Presidencia y al Congreso de la República.

Este escándalo dañó severamente la legitimidad del presidente (Jimmy Morales) para promover una reforma fiscal integral. La inestabilidad política limita aún más al Gobierno, ya con débil capacidad para ejecutar inversiones de infraestructura pública y que podría tener un impacto en su ya baja recaudación de impuestos
Standard & Poor's.

Esta calificación contrasta drásticamente con la hecha por Moody's, que dejó el riesgo crediticio para Guatemala de “Ba1” con perspectiva estable (publicada el 24 de julio de 2017); así como Fitch Raitings, que punteó al país con la nota “BB” con perspectiva estable (publicada el 19 de abril). Sin embargo, estas evaluaciones se realizaron previo a la crisis que cita S&P.

¿Qué pasó?

El economista Mario García Lara explica que las calificadoras internacionales no suelen bajar las notas para los países de forma tan drástica. Por lo regular rebajan la perspectiva, pero las condiciones políticas y económicas de Guatemala les hizo tomar esa decisión. “Una rebaja así es bastante rara”, agrega.

Standard & Poor's prevé que Guatemala no podrá crecer económicamente en los próximos dos años y por lo tanto concluye que es un país de riesgo. Nos está diciendo que no vamos a crecer, que no tendremos las bases institucionales ni políticas para hacerlo
Mario García Lara
, economista.

Hugo Maúl, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), dijo que el riesgo político es uno de los factores más determinantes al momento de realizar la calificación. “Cuando no hay control gubernamental, no lo hay tampoco sobre su política económica de forma ordenada”, expresó.

Esa revisión coincide con las acciones del Presidente que las considera riesgosas para la economía
Hugo Maúl
, analista del CIEN.

¿Qué le espera al país?

Las calificaciones de S&P, Moody's y Fitch Raitings son fuente de consulta para los inversionistas extranjeros y bancos internacionales, quienes basan sus decisiones de invertir o dar créditos a bancos nacionales, empresas y al mismo Gobierno tras revisar la nota de riesgo de cada país.

En este sentido, el efecto directo es una tasa de interés más elevada en los créditos internacionales. García Lara señala que los efectos se sentirán gradualmente. “Una peor calificación implica que las tasas serán más altas y que los guatemaltecos pagaremos una deuda pública más cara”, agrega.

Los bancos nacionales reciben préstamos de instituciones extranjeras. “La tasa de interés está directamente relacionada con la calificación del país”, explica García Lara. Significa entonces que, por efecto, las tasas de interés en los préstamos bancarios serán más altas.

En palabras simples: los préstamos que soliciten los guatemaltecos serán más costosos ya sea para adquirir una vivienda, un vehículo o solicitar un crédito.

Por otro lado, García Lara detalla que las empresas que solicitan títulos de deuda también se verán afectadas, pues los préstamos para ellos también serán elevados. “O trasladan al cliente los costos o ya no hacen la inversión, detienen la producción y podría haber menos puestos de trabajo”, dijo.

¿Qué se puede hacer?

Los analistas son claros: “el golpe ya está dado”. Para Hugo Maúl, el primer paso que debe hacerse es en el Presupuesto para 2018, principalmente con los créditos para financiar el gasto. “El endeudamiento total para el otro año debe ser rebajado, los ministerios tienen que priorizar y recortar su gasto”, añade.

El Gobierno tiene que analizar qué hará, pero no hay una dirección clara en la política económica del país y eso es lo más preocupante, que no se ve una solución pronta
Hugo Maúl
, analista del CIEN.

Por otro lado, García Lara señala que el mensaje enviado por S&P es contundente: “Nuestro sistema político impide el desempeño de la economía y debilita la instituciones”. Destaca que en Guatemala, lejos de tener reglas claras y certeza para los negocios, reina la incertidumbre.

Estimo que si empezamos a hacer las reformas al sistema político..., si no mejoramos ahora, nos tardaremos más de dos años en revertir la calificación
Mario García Lara
, economista.

En resumen, para que S&P revierta su calificación, Guatemala debe hacer reformas profundas en instituciones clave: sector de Seguridad y Justicia, el Servicio Civil, la Ley de Contrataciones y el Presupuesto para 2018, concluyó García Lara.

Una alerta

Consultado al respecto, Julio Héctor Estrada, ministro de Finanzas, destacó que solo fue una de las tres agencias de calificación de riesgo que rebajó la nota para Guatemala. "S&P es una de las agencias calificadoras, las otras dos: Moody's y Fitch Raitings mantuvieron la nota estable".

Se deben tener diálogos para encontrar soluciones de país y para el fortalecimiento de las capacidades y la confianza en el Estado. Hay que recuperar la confianza del inversionista local
Julio Héctor Estrada
, ministro de Finanzas.

Finalmente, Estrada dijo que la nota BB- "es una alerta importante", agregando que "los temas institucionales pueden tener un impacto en la economía". 

23 de octubre de 2017, 06:10

cerrar