Carlos Ruiz para FIFA: “Puedo mirar atrás con alegría”

Las despedidas vienen de muchas formas y tamaños: felices, tristes, amargas, para el olvido y en el caso de Carlos Ruiz, fue algo verdaderamente memorable. De hecho, la suya será un tipo de despedida muy difícil de olvidar y que le ha valido un lugar en el libro de los récords. 

Tras 18 años de participar en la Selección Nacional, muchos de ellos portando el brazalete de capitán, “el Pescadito” ha finalizado su carrera internacional de una manera espectacular. Lo hizo con estilo, marcando cinco de los nueve goles que Guatemala le anotó a San Vicente y las Granadinas el pasado 6 de septiembre para elevar su cuenta en la clasificación general de goleadores de FIFA, y pasar al iraní Ali Daei como el máximo anotador de toda la historia en la fase clasificatoria a una copa del mundo.

  • LEYENDA...

“El récord vino en lo que fue una tarea difícil para nosotros, marcar 12 goles y esperando que Trinidad y Tobago venciera a Estados Unidos”, explico Ruiz en una entrevista a FIFA.com

“Nos centramos en lo que teníamos que hacer, cada vez que metimos gol, recogíamos la pelota y corríamos de vuelta al centro del campo. No tuvimos mucho tiempo para celebrar cuando se rompió la marca, aunque yo fui y abracé a Paulo César Motta, que estaba en la banca y con el que llevo tantos años en la Selección”, agregó. 

  • EMOTIVO...

El Pescadito” agregó: “después del partido, la gente se me acercaba y felicitaba. Mi único deseo era clasificar a la ronda final, pero no pudo ser. He tenido muchos mensajes de mis compatriotas y excompañeros que me apoyan, ha sido una semana muy agradable”. 

Ruiz también dijo sentirse triste por dejar la selección, pero que es tenía que ocurrir en algún momento de su carrera. 

“Estoy nostálgico porque he dedicado muchos años de mi vida a la Selección Nacional. Al mismo tiempo me siento feliz porque es el final de un ciclo en mi carrera deportiva. El tiempo dirá si lo hice excelente, bien o mal, pero lo que puedo decir es que he dedicado cuerpo y alma en ella. Por desgracia, no he ganado un trofeo, pero me llevo una gran cantidad de satisfacciones personales”, recalca.

Si bien su futuro cercano sigue estando en el fútbol de clubes, tiene clara una idea muy centrada para aportar al deporte guatemalteco. 

“Voy a seguir jugando hasta que la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala celebre elecciones, cuando voy a proponerme como candidato a la presidencia. Necesitamos gente de fútbol para que entre, ordene y ejecute los asuntos generales. Tenemos que ser pacientes con los equipos nacionales. Queremos un montón de jugadores jóvenes que vienen y convertirlos en profesionales”, agregó. 

Ruiz planea apoyar y animar a los niños y adolescentes para que dejen las armas, las drogas y el alcohol y se dediquen al fútbol. 

“Cada jugador tiene una historia diferente qué contar, aunque muchos de nosotros tenemos una similar: los jugadores de barrio que crecieron en parcelas de tierra y con pocas posibilidades de educación. Aún hay muchos de ellos esperando ser descubiertos. Tenemos que salir a las zonas donde los niños no tienen opciones y donde la delincuencia va en aumento. Si podemos hacer eso, podemos darles la esperanza de un tipo de vida diferente”, puntualizó.

*Tomado de www.fifa.com

17 de septiembre de 2016, 12:09

cerrar