Diviértete ayudando y compra estos cascarones

La venta de cascarones será hasta el martes 13 de febrero. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

La venta de cascarones será hasta el martes 13 de febrero. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Siempre que sea por ver una sonrisa en los niños, vale la pena. “Pintando sonrisas en cascarones” quiere llegar a una meta nunca antes alcanzada para ayudar a los pequeños con cáncer de la fundación Ayúdame a Vivir (Ayuvi).

En 2008, Augusto Hurtarte sufría un derrame cerebral que lo inmovilizó. Sin hablar ni tragar, perdió la motricidad fina, la gruesa y permanecía sentado en una silla. Un día vio a sus nietas pintar cascarones para carnaval, parecía una buena terapia.

  • ADEMÁS...

Poco a poco Augusto fue desarrollando su motricidad hasta pintar entre 500 y 700 cascarones sin ayuda. Jenny Hurtarte, su esposa, habló con una amiga que trabaja en Ayuvi para vender esos cascarones y utilizar el dinero de la mejor manera.

Augusto era rotario, decidió vender las cáscaras en el club y así recaudar más dinero para ayudar a los niños con cáncer. En ese entonces reunió Q9 mil. Así empezó la producción de estos objetos en 2009: él pintó 27 mil cascarones.

Augusto falleció en 2011, pero nació el proyecto “Pintando sonrisas en cascarones” a cargo de su esposa y de su hija. “A veces no puedo creer que esto haya crecido tanto y dejó en nosotros, su familia, su gran espíritu de servicio”, cuenta Jenny con lágrimas en los ojos.

Ahora todos pueden ayudar y participar. Los colegios y algunas instituciones se dedican a pintar cascarones, además la familia Hurtarte y siete voluntarios pasan todo el año preparándose para la venta anual de esta pequeña y gran ayuda para los niños con cáncer. En 2017 se vendieron 230 mil cascarones a Q1 cada uno.

Este año, Maru Hurtarte, coordinadora del proyecto, espera vender 250 mil cascarones para donar el cien por ciento de lo recaudado a la fundación Ayuvi. Si quieres ser parte de este gran movimiento, compra la bolsa en los diferentes puntos de venta. “Es impresionante que con algo tan pequeño, sencillo y alegre, puedes ayudar a los niños con cáncer”, dice Maru.

08 de febrero de 2018, 05:02

cerrar