Caso IGSS-Pisa: el recuento de los daños, un año después

Hace un año, la vida de 540 pacientes renales cambió radicalmente por la decisión de la junta directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) de cambiar de proveedor del servicio de diálisis peritoneal. La droguería mexicana PISA, a la que se le otorgó el contrato, demostró "negligencia e incapacidad" en la atención lo que derivó en la captura de 18 personas por adjudicar la operación a una empresa que no reunía los requisitos mínimos para brindar los tratamientos.  

La Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) dio seguimiento a la situación desde febrero de 2015. Han recibido 54 denuncias y documentado 45 fallecidos directamente relacionados al caso. Un informe facilitado por esta oficina desvela detalles de todos sus hallazgo desde entonces.

La oficina del procurador de los derechos humanos es quellerante del caso IGSS-PiSA. En este se encuentran relacionados Juan de Dios Rodríguez, expresidente del IGSS. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
La oficina del procurador de los derechos humanos es quellerante del caso IGSS-PiSA. En este se encuentran relacionados Juan de Dios Rodríguez, expresidente del IGSS. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

El primer problema que se presentó, según la investigación de la PDH, fue que las bolsas de solución de PiSA no eran compatibles con los catéter que utilizaba el anterior proveedor. Algunos pacientes tuvieron que someterse a un procedimiento quirúrgico menor para cambiar de línea.

“Se documentó que 57 personas presentaron complicaciones relacionadas con peritonitis tras haberse realizado el cambio de línea, y a partir de marzo, se conoció de las primeras personas fallecidas”, se lee en el informe de la PDH.

Los afectados antes de presentar sus argumentos para unirse al proceso judicial. . (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)
Los afectados antes de presentar sus argumentos para unirse al proceso judicial. . (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

La PDH encontró que la desorganización de PISA llegaba más lejos de lo se había denunciado en un principio. No tenían expedientes clínicos de ninguno de los pacientes y tampoco llevaba un registro de la cantidad detallada de medicamentos que se administraba a cada uno.

Las inconformidades de los pacientes sobre PISA estaban enfocadas en la baja calidad de los productos y la falta de capacitación. La PDH documentó la queja de un enfermo que encontró un insecto dentro de su solución de diálisis. También se descubrió que la “capacitación” por parte de PiSA solo era una demostración muy pobre sobre cómo utilizar el medicamento.

Las instalaciones donde se hacían los tratamiento en zona 13 de la ciudad “no eran asépticas y  el procedimiento de cambio de línea no se realizaba en un ambiente estéril”, detalla la PDH.

La PDH es quellerante del caso IGSS-PISA. En este se encuentran relacionados Juan de Dios Rodríguez, expresidente del IGSS; Otto Molina Stalling, hijo de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Blanca Stalling, y todos los integrantes de la Junta Directiva del IGSS, así como junta de licitación.

10 de febrero de 2016, 06:02

cerrar