Surgen las primeras hipótesis por el asesinato en un supermercado

Ricardo Dubón Castro había sido amenazado de muerte por individuos que no quedaron en libertad en un caso que él, junto a un abogado estaban llevando. (Foto: Bomberos Municipales)

Ricardo Dubón Castro había sido amenazado de muerte por individuos que no quedaron en libertad en un caso que él, junto a un abogado estaban llevando. (Foto: Bomberos Municipales)

Este lunes por la noche, Ricardo Dubón Castro, de 40 años de edad, fue asesinado dentro de un supermercado, ubicado en la 11 calle de la zona 13, entre la 15 avenida y Las Américas. El crimen consternó a la ciudadanía y la información se tornó muy confusa.

Finalmente, se detalló que Dubón Castro trabajaba como procurador para un bufete de abogados que se encuentra cercano a la Torre de Tribunales, por tal razón se encontraba todo el tiempo en ese edificio público.

 

Según las primeras investigaciones, en el bufete para el cual laboraba Dubón Castro llevaba el caso de unas personas que se encontraban privadas de libertad, para lo cual contrataron los servicios profesionales de esa oficina. Sin embargo, el caso fue adverso para sus clientes, lo cual habría generado molestias e, incluso, amenazas de muerte.

Este lunes por la noche, Dubón Castro habría sido contactado para recibir un pago por un servicio prestado, para lo cual habían quedado en las afueras de ese supermercado para completar la transacción. Sin embargo, tras recibir una llamada, recibió el ataque. De la misma forma, Óscar Eugenio Rivera Dávila, de 54 años de edad, resultó herido de bala.

Según los primeros peritajes, Dubón Castro aún se encontraba hablando por teléfono (la llamada que habría recibido para que se acercara al lugar donde habían quedado), cuando recibió el ataque del sicario, quien habría disparado cinco veces y luego salió huyendo. Aunque los agentes de seguridad privada intentaron repeler el ataque, pero el agresor logró subirse a una motocicleta que lo esperaba y así evadir el contraataque.

Los investigadores intentan determinar si las amenazas de muerte que habrían recibido en la oficina tiene relación, o si se tratase de otra razón. También investigan si la transacción que completarían en ese lugar se vincula con un servicio profesional o si podría pertenecer a otro negocio.

Anteriormente, la víctima mortal trabajaba para el Organismo Judicial, para el Juzgado de Paz de Fraijanes, pero fue despedido en agosto de 2009.

 

09 de febrero de 2016, 11:02

cerrar