Caso TCQ: El sueño de Gustavo Martínez y la frialdad de Baldetti

Gustavo Martínez lució cansado desde tempranas horas. (Foto:Archivo/Soy502)

Gustavo Martínez lució cansado desde tempranas horas. (Foto:Archivo/Soy502)

En el segundo día de audiencia de primera declaración del Caso TCQ se terminó de escuchar el testimonio del exsecretario privado de la vicepresidencia, Juan Carlos Monzón, y  se presentaron las entrevistas de otros tres testigos. Durante la audiencia se pudo observar a un Gustavo Martínez agotado y a una Roxana Baldetti indiferente a todos los que le rodeaban. 

Con el anticipo de prueba de Juan Carlos Monzón, que presentó este martes el MP, se conocieron más detalles sobre el papel de los acusados en el negocio de la Portuaria Quetzal. Habló sobre la forma en la que supuestamente se repartieron los implicados el soborno que ascendía a 30 millones de dólares.

Asimismo, durante la audiencia fue mencionado el nombre de Daniela Beltranena, exdiputada del Congreso y asistente de Roxana Baldetti. Guillermo Mohl Salazar, un comerciante que ofreció su declaración como testigo, la identificó cuando, en compañía de la ex vicemandataria, compraron un lancha para Otto Pérez Molina.

Según la fiscalía, parte de dinero del soborno recibido fue utilizado para la adquisición del mencionado vehículo marítimo.    

Se duerme

Gustavo Martínez, yerno del Presidente, y también implicado en el caso, Otto Peréz Molina, lució cansado desde tempranas horas. Se levantó a hablar con el expresidente en varias ocasiones, pero se le vió exhausto.

Martínez cerró los ojos y se quedó dormido en varios momentos, mientras el Ministerio Público reproducía los audios de la declaración de Juan Carlos Monzón. Por momentos muy lúcido y en otros abstraído por completo, se distraía hurgándose la nariz y limpiándose los dientes con las uñas.

La indiferencia de la exviceprecidenta

La exvicepresidenta llamó la atención también por su comportamiento. Cuando entró a la sala no saludó a ninguno de los otros implicados, ni siquiera al expresidente a pesar que se sentó justo enfrente de él.

Baldetti se mantuvo indiferente a todo lo que le rodeaba. A pesar que Peréz Molina le habló al abogado defensor de la exvicemandataria, que estaba sentado al lado de la implicada en cuestión, esta no le prestó atención y no le dirigió la palabra.

26 de abril de 2016, 19:04

cerrar