Celia Cruz, primera latina en el Paseo de las Leyendas del Apollo

 La cantante Annisa Gathers se presenta durante un concierto en homenaje a la artista cubana Celia Cruz, como parte de la celebración del 80 aniversario del Teatro Apollo en Harlem Nueva York. (Foto: EFE)

 La cantante Annisa Gathers se presenta durante un concierto en homenaje a la artista cubana Celia Cruz, como parte de la celebración del 80 aniversario del Teatro Apollo en Harlem Nueva York. (Foto: EFE)

La reina de la salsa Celia Cruz fue la primera latina exaltada en el Paseo de las Leyendas del Teatro Apollo en Nueva York, durante un concierto el sábado en que se rindió tributo a su vida y legado.

El ¡azúcar! que acompañó a Celia Cruz en los escenarios retumbó en el Teatro Apollo de Nueva York durante un concierto en homenaje a la "reina de la salsa" en que fue exaltada al Paseo de la Fama de las Leyendas de esa legendaria institución cultural.

Público de todas las edades terminó la noche bailando los irresistibles temas que se convirtieron en éxitos en su voz, y que en la etapa final del espectáculo fueron interpretados por la cubana Lucrecia y el salsero dominicano José Alberto "El canario".

El concierto fue parte de los eventos con los que se conmemora el 80 aniversario de que las puertas de este teatro, ubicado en el corazón de la comunidad afroamericana en Harlem, se abrieran para recibirlos por primera vez, dos años después de que fuera comprado en 1932 por el empresario Sidney Cohen.

El espectáculo a casa llena se hizo en un año en que además se conmemora el 50 aniversario de que Celia Cruz debutara en el Apollo, año de 1964 en que compartió el escenario con los músicos, el cubano Machito y Joe Cuba, de origen puertorriqueño.

Previo al inicio del concierto se realizó la ceremonia tras la que "la Guarachera de Cuba" se unió a otras estrellas de la comunidad afroamericana que ya forman parte del Paseo de la Fama de las Leyendas del Apollo, convirtiéndose así en la primera latina con dicho reconocimiento.

Esta es una antigua tradición del Apollo que mantiene el tronco de un árbol -que antes estuvo sembrado frente al teatro- y al que los artistas tocan para la buena suerte.

El Teatro Apollo fue declarado en 1983 monumento histórico de la Gran Manzana e icono de la cultura de EE.UU.