Chica asesina a su padre para convertir su casa en una sala de fiestas

Crystal Brooke es una joven que no se llevaba bien con su padre y solo esperaba el día de que se muriera y pudiera convertir el hogar familiar en una sala de fiesta. Tanto lo anhelaba que decidió matar a su progenitor con sus propias manos y esconder el cadáver.

Brooke fue condenada a 30 años de prisión por el delito de asesinato en primer grado, después de admitir que mató a su padre Michael Howell, cuando tenía 17 años. Según el Daily Mail, la joven, que ahora tiene 20 años, disparó a su progenitor en la cabeza y escondió el cadáver, envuelto en plástico, en un bolsa de dormir.

INEXPLICABLE...

Después de cometer el crimen se gastó todo el dinero que su padre tenía ahorrado e invitó a sus amigos a instalarse en su casa, después de contarles que su progenitor se había suicidado. Según el asistente del fiscal, “la vivienda se convirtió en una sala de fiestas con drogas, tenían incluso una barra de striptease en la cocina”.

No obstante, uno de los compañeros de Crystal descubrió el cadáver envuelto con un plástico en un cobertizo de la casa y un día después, la joven fue arrestada.

*Tomado de ABC

16 de octubre de 2016, 18:10

cerrar