Chocar

Los accidentes de tránsito pueden destrozarte la vida. Conduce con precaución. (Foto: Wilder López/Soy502)

Los accidentes de tránsito pueden destrozarte la vida. Conduce con precaución. (Foto: Wilder López/Soy502)

Chocar cuando conduces debe de ser tan común como tener gripe. Estoy seguro de que cualquier conductor ha tenido alguna experiencia de choque, y si aún no la ha tenido, seguramente la tendrá.

Yo he sufrido varias veces de eso y dos veces (quizá) por mi culpa. Aunque haya un reglamento de tránsito, las reglas de quién tiene la culpa del choque se parecen más a las reglas de las chamuscas de fútbol, como aquella de “el último gol gana”.

En el caso de los choques, la regla de oro es “el que pega por atrás, paga”. Pero también no tener licencia o tenerla vencida, puede revertir la culpa. También llevar desde un ligero olor a alcohol hasta ser capaces de prender un fósforo con el aliento.

En Guatemala, y seguramente en todo el mundo, la impunidad en la responsabilidad de los accidentes de tránsito debe de ser altísima, aunque no tanto como los asesinatos. Esto porque muchas veces los mismos implicados se interesan por buscar una solución.

Tener un seguro contra accidentes, propio y contra terceros, es lo mejor. Un accidente te puede arruinar la vida y las finanzas. Supongamos que chocas contra un Audi o un BMW o algo por el estilo.

La primera vez que me chocaron, iba en ese tráfico lento de la Aguilar Batres de las 6:30 de la mañana. Mi carro, un Nissan Sentra 87, apenas se le notó el golpe en el búmper trasero, mientras que el carro de atrás, diez o quince años más nuevo, quedó completamente torcido. Cuando me bajé a ver, era un adolescente, de si mucho 19 años, que llevaba a su mamá. Del golpe, ambos golpearon el windshield con su cabeza y lo rompieron. La señora, en especial, sangraba mucho, por lo que les dije que por mí no había pena (además de que no quería perder tiempo para llegar al trabajo) y que mejor se preocuparan por ellos.

Por la noche, un fuerte dolor de espalda que tardó varias semanas en desaparecer, me hizo arrepentirme de mi decisión de buena fe.

Y así, varios choquecitos me han ocurrido. Uno más reciente, en otro carro, tipo viernes a las diez de la noche, en que el joven tuvo la amabilidad de decir: “Disculpá, es que saqué el carro de mi papá a escondidas y voy un poco nervioso”. Y como no pasó mayor cosa, dejé que se fuera.

Sin embargo, las dos veces en que yo he pegado por atrás, me ha ido mal. En uno, un ligerísimo golpe que no merecía mayor preocupación, hizo que los dueños del carro de adelante llamaran al seguro y el asunto se alargara a por lo menos hora y media. Ellos iban a algo parecido a un convivio y llevaban la comida, y tras los gritos iniciales que me dirigieron, parece que se arrepintieron, porque les salió peor.

Yo me considero un conductor precavido, no ando zigzagueando entre los carriles, no me meto si no me dan vía, no corro, y aún así he pasado por estos choques, que afortunadamente no me han arruinado la vida ni las finanzas.

Pero siempre aguas, sobre todo ahora por los chupivios, en que a veces uno ni siquiera tomó licor y va despacio, pero otros sí y nos pueden arruinar la vida. Yo, cuando veo un accidente de tránsito, me da mucha pena y a veces hasta me gustaría bajar a consolar.

Y para terminar y dejar algo productivo en este blog, quiero dar mi Top 10 de los conductores más peligrosos que te puedes topar en las calles:

10. Los carros con placas hondureñas o salvadoreñas

09. Los que llevan calcomanías religiosas en el búmper

08. Las radiopatrullas de la PNC

07. Los motoristas (cualquiera)

06. Las trocas estilo narco o de diputado

05. Los taxis

04. Los traileros

03. Los motoristas repartidores de comida

02. Los que manejan camiones blindados

01. Los ruleteros

Cualquier objeción, adición o cambio de orden en este listado, con gusto lo leo en los comentarios.

Más de Mario Cordero:

 

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

30 de noviembre de 2017, 16:11

cerrar