Cibulkova rival de Na Li en la final del abierto de Australia

La china Na Li enfrentará en la final del abierto de Melburne a la eslovaca Dominika Cibulkova. (AFP)

La china Na Li enfrentará en la final del abierto de Melburne a la eslovaca Dominika Cibulkova. (AFP)

La eslovaca Dominika Cibulkova, la "roca de bolsillo", como se la conoce en el circuito, es el último escollo de la veterana de 31 años Na Li, para que la jugadora china acierte a la tercera ocasión y conquiste el Abierto de Australia.

Pero Cibulkova, primera eslovaca que alcanza la final de un Grand Slam, llega a este partido dando una sensación de madurez y confianza que puede frustrar el sueño de la discípula del argentino Carlos Rodríguez. Ella está convencida de que si se la compara con otras jugadoras de su generación es tan buena como el resto.

La victoria ante la polaca Agnieszka Radwasnka en semifinales (6-1 y 6-2) demuestra su ambición, más si se tiene en cuenta que el balance que tenía contra "Aga" era de 1-5 y que hace un año perdió contra ella por un doble 6-0 en la final de Sydney.

La confianza de Cibulkova comenzó a hacerse de granito en este torneo al vencer a la rusa Maria Sharapova, campeona del 2008, destrozando a la rumana Simona Halep, y luego a Radwanska, quinta del mundo.

Con 161 centímetros de estatura y unos músculos bien desarrollados (de ahí su apelativo) Cibulkova proviene de una generación que ha dado buenas jugadoras, como Radwnaska, la bielorrusa Victoria Azarenka, la danesa Caroline Wozniacki, la checa Petra Kvitova o la alemana Sabine Lisicki.


Azarenka y Kvitova ya han conseguido títulos del Grand Slam, dos Abiertos de Australia y un Wimbledon, respectivamente, e incluso Radwanska y Wozniacki han alcanzado finales de los grandes. Algo que Dominika ya ha logrado también.

"Nos hemos impulsado unas a otras. Estamos en el mismo camino y ellas me han motivado. Si han podido hacerlo, yo puedo también", dijo Cibulkova.

La ventaja en la final es para Na Li, más veterana y experimentada, con dos finales perdidas en Melbourne como referencia y el título de Roland Garros de 2011. Además de gozar de un balance favorable de 4-1 en sus enfrentamientos, el último a favor de la china en los cuartos de final de Toronto el pasado año (7-6 y 6-2).

En su cuarta final de un grande y después de caer en Melbourne dos veces, en 2011 contra Kim Clijsers y 2013 ante Victoria Azarenka, la jugadora china debe, según su entrenador, "superar el miedo a la derrota para salir convencida de que se trata de su gran oportunidad".

Na Li tiene la habilidad de, aparentemente, transformar en simpatía la tensión, disipar los miedos con sonrisas. Y el autor de este cambio es Carlos Rodríguez, exentrenador de la belga Justine Henin, con quien ganó siete torneos del Grand Slam.

Rodríguez cree que en esta ocasión, Cibulkova es la rival ideal de Li y que le va "bien a su juego", mucho mejor que si hubiera sido la polaca. "Varía menos que Radwanska pero juega rápido y se mueve muy bien", advirtió no obstante. "Hay que evitar que se tense, si no, mal vamos".

23 de enero de 2014, 20:01

cerrar