A cien días del Mundial, Scolari dice: "mi equipo está preparado"

Luiz Felipe Scolari tiene sobre sus hombros la responsabilidad de llevar a Brasil a ser uno de los protagonistas de la Copa del Mundo de la cual serán anfitriones. (Foto: FIFA.com)

Luiz Felipe Scolari tiene sobre sus hombros la responsabilidad de llevar a Brasil a ser uno de los protagonistas de la Copa del Mundo de la cual serán anfitriones. (Foto: FIFA.com)

El seleccionador brasileño Luiz Felipe Scolari ya cuenta las horas para el inicio del Mundial y a falta de 100 días para el inicio del mismo concedió una entrevista a FIFA.com en la que manifestó un gran positivismo sobre la situación actual de la selección brasileña.

El combinado brasileño enfrentará a Croacia en el juego inaugural de la Copa del Mundo de Brasil 2014, el próximo 12 de junio en el estadio Arena Corinthians en la ciudad de Sao Paulo.

A continuación reproducimos la entrevista realizada por la FIFA:

Faltan 100 días para el comienzo del Mundial. ¿Brasil está preparado para conquistar el título?

En lo que a nuestros preparativos mundialistas se refiere, sí, Brasil está preparado. Todo está organizado, definido y bien encauzado.

Todo lo que no sea ganar la final será considerado un fiasco por la opinión pública brasileña. ¿Usted también es de esta opinión?

No, yo lo veo de un modo totalmente distinto. Ya tengo experiencia en esto, y he vivido situaciones en las que la afición ha ovacionado a su selección pese a no haberse proclamado campeona ni subcampeona, y ha arropado a los suyos cuando han acabado en tercera posición. Creo que depende mucho más de la imagen que ofrezca el equipo. Está claro que cuando uno participa en un Mundial y tiene el estatus de Brasil, nadie espera otra cosa que no sea levantar la copa. En Brasil, ante nuestro público, ­haremos valer nuestra calidad para alcanzar nuestra meta. Si finalmente no la alcanzamos, será porque ha habido otros equipos mejores que nosotros.

¿El hecho de que el Mundial se celebre en su país aumenta la presión sobre sus hombres?

Evidentemente, las expectativas son mayores, al tratarse del segundo Mundial que organiza Brasil y por la oportunidad que se presenta de conseguir aquello que no logramos la primera vez. Pero no olvidemos que en el camino nos encontraremos con rivales muy fuertes que perseguirán el mismo objetivo.

Usted ya vivió un gran torneo como técnico de la selección anfitriona. Fue en la Eurocopa de Portugal 2004, y en aquella ocasión hincó la rodilla ante Grecia en la final. ¿Qué aprendió de esa derrota?

Fue una experiencia que me sirvió de gran ayuda. Ahora tengo una perspectiva mejor de cómo debemos afrontar una final y de cómo ha de organizarse y trabajar el equipo que la juega en su territorio para cumplir su objetivo. Sé que podemos disfrutar jugando en casa. Al mismo tiempo, tenemos que ser conscientes de que la frustración será mayor si no alcanzamos nuestra meta. 

Luiz Felipe Scolari cayó al mando de Portugal en la final de la Eurocopa 2004 ante Grecia. (Foto: santabanta.com)
Luiz Felipe Scolari cayó al mando de Portugal en la final de la Eurocopa 2004 ante Grecia. (Foto: santabanta.com)
¿Qué le parecen las selecciones de México, Camerún y Croacia, sus rivales en la fase de grupos?

Croacia practica un juego de calidad, muy depurado técnicamente. Su fútbol se asemeja al sudamericano, que se distingue por el buen manejo de la pelota. Camerún es una selección africana con mucha calidad técnica. En algunas ocasiones hemos esperado algo de ellos y, después, no han estado a la altura. México, en cambio, es un rival histórico para nosotros, y juega un fútbol de mucha clase. Los enfrentamientos entre Brasil y México gozan ya de una larga tradición y siempre son complicados.

¿Favorece a la Seleção el hecho de que estas selecciones tengan un perfil de fútbol técnico?

Sí, porque ése es también nuestro estilo favorito. Siempre es interesante medirse a rivales que priorizan el fútbol de calidad. A menudo, Brasil ha ofrecido una mala imagen contra equipos con una predisposición distinta, que se decantan más bien por el antifútbol y se centran más en destruir el juego de su contrincante.

¿Considera que el éxito de España y del FC Barcelona ha obligado al resto del mundo a tener que analizar el juego de toque en corto?

En mi opinión, las cualidades de los jugadores abanderados de ese estilo de juego del FC Barcelona se han ido perfeccionando poco a poco. Ahora, todo el mundo analiza el cómo y el por qué de su filosofía, pero ese tipo de fútbol está limitado al período de tiempo que otorgue éxito a sus fieles. Hace décadas tuvimos el fútbol italiano, el cual tuvimos que analizar a fondo, o el estilo alemán también. Antiguamente, ya existían en el balompié distintas características del juego que cada entrenador debía observar e interiorizar para darles una nueva utilidad.

España es la actual campeona del mundo tras obtener el título en Sudáfrica 2010. (Foto: extradeportes.com)
España es la actual campeona del mundo tras obtener el título en Sudáfrica 2010. (Foto: extradeportes.com)
Usted también ha trabajado en países árabes, y conoce en profundidad el fútbol mundial. ¿Cree que alguna selección asiática o africana podría dar la campanada en este Mundial?

Dar alguna que otra sorpresa, sí. Pero será muy difícil que se hagan con el título, porque las grandes potencias del fútbol tienen muchas más posibilidades. Al fin y al cabo, son las que poseen más solera y practican un juego más compacto. Podría darse el caso de algún equipo europeo o sudamericano que tenga alguna opción partiendo desde segunda fila. Pero, en cualquier caso, no creo que actualmente haya ningún combinado de África o de Asia en disposición de ganar el Mundial.

Entrena a una selección con una historia brillante. ¿La aprovecha para motivar a sus futbolistas?

Enseñamos a los jugadores todo lo que se ha conseguido. Les mostramos lo que pueden lograr en sus respectivas carreras y con la selección nacional. Les explicamos de qué modo ha conquistado Brasil sus títulos: con compromiso, temperamento y clase. Y les damos la confianza que necesitan para poner en práctica sus extraordinarias cualidades futbolísticas.

En el año 2002, cuando se proclamó campeón del mundo con Brasil, usted contaba con figuras como Cafú, Roberto Carlos, Rivaldo, Ronaldinho y Ronaldo. ¿Ve a esta nueva generación tan fuerte como aquella?

No debemos comparar el talento únicamente. La selección brasileña de 2002 era más experimentada. El combinado actual, en cambio, posee un juego muy alegre y un dinamismo excepcional. Puede que en aquel entonces la experiencia fuese determinante, pero quién sabe si hoy día serán más importantes la alegría en el juego y el dinamismo.

Brasil fue campeón del mundo en 2002 de la mano de Scolari. (Foto: pasionlibertadores.com)
Brasil fue campeón del mundo en 2002 de la mano de Scolari. (Foto: pasionlibertadores.com)
Se acerca el inicio del Mundial, pero se habla mucho de problemas organizativos, de retrasos en las obras de los estadios y de refriegas políticas. ¿Le afecta de alguna manera todo este ruido de afuera?

No. Yo me encargo de que no nos afecten esas circunstancias, porque no nos atañen. Por supuesto, sí que nos importan como personas, ciudadanos y brasileños que somos, pero debemos ser capaces de saber diferenciar y, al mismo tiempo, transmitírselo a nuestros jugadores para que sepan protegerse de ello y puedan concentrarse exclusivamente en su trabajo sobre el terreno de juego. Naturalmente, ha habido reacciones emocionales de los jugadores. Hablamos a menudo sobre ello, y los futbolistas saben que pueden expresar su opinión a través de las redes sociales. En la selección, sin embargo, tenemos nuestras propias reglas y nos atenemos a ellas.

Usted tenía dos años cuando Brasil acogió su primer Mundial...

Evidentemente, no recuerdo aquel duelo decisivo entre Brasil y Uruguay en 1950. La mayoría de la gente guarda un recuerdo muy amargo de nuestra derrota. Pero yo lo veo de un modo totalmente distinto. Aquellos jugadores abrieron una puerta y nos enseñaron un camino a través del cual hemos recolectado cinco títulos mundiales.

El fantasma del "Maracanazo" de 1950 sigue latente entre los brasileños, quienes esperan no volver a vivir una situación como esa. (Foto: orgullo-celeste.com)
El fantasma del "Maracanazo" de 1950 sigue latente entre los brasileños, quienes esperan no volver a vivir una situación como esa. (Foto: orgullo-celeste.com)
¿Qué hará el próximo 13 de julio a las 16:00h locales?

Bueno, sé que la final se juega el día 13 de julio. Y si empieza a las 16:00, a esa hora estaré en la banda preparándome para el partido. Para entonces ya habré cantado emocionado y a pleno pulmón el himno nacional, y espero poder decir lo mismo de mis jugadores y del público asistente.

04 de marzo de 2014, 12:03

cerrar