Ciencia: los niños que tienden a hablar solos pueden ser más exitosos

Los niños que hablan solos pueden llegar a tener mayor éxito para resolver problemas. (Foto: criarhijosbilingues.wordpress.com)

Los niños que hablan solos pueden llegar a tener mayor éxito para resolver problemas. (Foto: criarhijosbilingues.wordpress.com)

Probablemente alguna vez has notado que tu compañero de oficina, de clases o alguien en el bus  va teniendo una animada y profunda plática... consigo mismo. La ciencia se ha pronunciado y tiene muy buenas noticias para todos los que acostumbran hacer esto.

No, no están locos ni sufren de soledad o algún tipo de trastorno, sino todo lo contrario. El psiquiatra español, Luis Rojas Marcos, reveló que hablar con uno mismo en voz alta ayuda a pensar mejor, tomar decisiones, organizar los pensamientos e incluso es una herramienta que sirve para alcanzar superación personal.

  • IMPERDIBLE:

El estudio, enfocado en los más pequeños, afirma que hay tres situaciones comunes en las que los niños tienden a recurrir a este hábito: antes de hacer algo, mientras hacen algo y luego de hacerlo. Ya que esto nos dice que prácticamente siempre será una buena oportunidad para que tus hijos hablen solos, lo mejor es conocer los beneficios que esto trae.

  1. El niño aprende a pensar ya que hablar en voz alta estimula el pensamiento lógico.
  2. Es un excelente vehículo para expresar sentimientos y emociones.
  3. Muchos niños hablan solos mientras juegan y con este simple acto están estimulando el desarrollo del lenguaje
  4. Fomenta el conocimiento del medio: el niño está aprendiendo a comprender lo que ocurre a su alrededor mediante la explicación verbal del entorno.
  5. Ayuda a ordenar el pensamiento: es una estupenda forma de organizarse para lograr conseguir objetivos o metas.
  6. Potencia la eficacia a la hora de realizar una tarea ya que el niño va diciendo en voz alta todos los pasos que necesita realizar.
  7. Ayuda a que la memoria trabaje más rápido porque al trasladar al lenguaje lo que se piensa, favorece que la información quede almacenada.
  8. Refuerza el aprendizaje: si el niño dice en voz alta lo que está haciendo, lo que tiene que hacer o lo que hará, estimula la capacidad de aprender.
  9. Fomenta el conocimiento en uno mismo: el niño al escuchar su voz interna, conoce mejor cómo es y por qué actúa de una determinada manera.
  • ADEMÁS:

Con información de Guía Infantil.

 

29 de noviembre de 2016, 18:11

cerrar