Científicos descubren que siempre hemos abierto mal las latas agitadas

El truco está en unos simples golpecitos que tiene una explicación científica. (Imagen: Captura de pantalla)

El truco está en unos simples golpecitos que tiene una explicación científica. (Imagen: Captura de pantalla)

De seguro alguna vez abriste una lata y el gas salió por los aires, llenándote de gaseosa debido a que esta había sido agitada con anterioridad.

Cuando sabes que una lata ha sido agitada es imposible evitar las consecuencias, o al menos eso creíamos hasta ahora, que la ciencia se ha encargado de darnos una respuesta.

Un grupo de científicos ha comprobado algo que hasta hace poco era una leyenda urbana: un par de golpes con el dedo encima de una lata de refresco que esté agitada ayuda a que el gas no salga por los aires al momento de abrirla.

Su explicación es sencilla, al abrir una lata se produce un cambio de presión dentro que decrece de 3 bares (lata cerrada) a 1 bar (lata abierta), por lo que antes de abrir la lata las burbujas de gas se adhieren a su interior en un proceso llamado nucleación, así cuando se abre; estas burbujas aumentan de golpe su tamaño debido a la reducción de la solubilidad del CO2, separándose del interior y subiendo hasta la parte superior del recipiente.

Cuando una lata está agitada el efecto hace que todo lo escrito anteriormente suceda con más energía y las burbuja aumenten su tamaño y velocidad, por lo que unos simples golpes antes de abrirla ayudarán a que las burbujas se desprendan de las paredes de la lata y lleguen a la parte superior sin que exista la necesidad de un proceso violento.

Así que ahora lo sabes, un par de golpecitos y olvídate de tener que limpiar todo luego de abrir una lata bien fría de gaseosa.

Esto también podría servirte:

* Con información de ABC.

19 de junio de 2016, 11:06

cerrar