Cinco libros para leer con motivo de la crisis

Estos son los jóvenes dispuestos a cambiar la historia del país. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

Estos son los jóvenes dispuestos a cambiar la historia del país. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

El momento que está viviendo Guatemala es histórico, de trascendencia y aún con grandes posibilidades. Nuevas oportunidades y formas de organización se irán generando, no importando el tiempo que esto tome. La misma crisis ha dejado ver una serie de factores que existían antes de abril, algunos visibles y otros visibilizados a partir de las manifestaciones. Sin detenerme en los detalles, quiero resaltar que para comprender las posibilidades, las similitudes comparativas con otros tiempos y lugares, e incluso la relevancia de lo que ocurre, vale mucho la pena tomar el tiempo de leer algunos textos que ayudan a tomar dimensión y construir nuevas posibilidades.

Me remito a proponer 5 libros para leer mejor la crisis:

1)     La Contrademocracia, de Pierre Rosanvallon

Un libro fascinante que muestra cómo el anhelo democrático no se circunscribe a consolidar un régimen electoral que celebra elecciones. La obra genera una extensa interpretación de mecanismos democráticos y contrademocráticos (no antidemocráticos) en las sociedades del siglo XXI que se están renovando y cambiado su visión de poder, institucionalidad y participación. Si se quiere entender el descontento ciudadano y los mecanismos de organizaciones surgidos a partir de los casos de corrupción este libro es más que una propuesta, una guía.

2)     El fin del poder, de Moisés Naím

Naím genera en esta obra ideas fundamentadas en los cambios del siglo XXI, apreciando esta época como un momento de más (bienes, derechos, expectativas, información movilidad, etc.) y cómo los efectos de esos más han introducido en la realidad humana, caracteres que han derivado en efectos sobre el poder. Para Naím el poder es cada vez más limitado, más débil y más temporal (o transitorio).

3)     El futuro de la democracia, de Norberto Bobbio

Una obra clásica que permite a cualquier ciudadano, experto o no experto en ciencias políticas, apropiarse de una visión general del abc y la necesidad de un régimen democrático, republicano y representativo. En estos momentos, la claridad respecto de nuestras expectativas es fundamental para el porvenir de nuestra esperanza. En esta coyuntura las ideas claras son semillas de las instituciones apropiadas. 

4)     Ingeniería Constitucional Comparada, de Giovanni Sartori

Si el desgaste de las instituciones te ha llevado a preguntarte si un sistema republicano con una Presidencia tan fuerte y un Congreso tan poco representativo es la única opción, este libro es un primer paso para comprender otras posibilidades. Sartori es un referente y además utiliza un lenguaje simple y directo que permite la comprensión de ideas universales. Con efectos similares a estas ideas, también propongo: “La nueva división de poderes” de Bruce Ackerman.

5)     Biografía Política de Guatemala: Los Pactos Políticos de 1944-1970, de Francisco Villagrán Kramer

En esta recomendación no puede faltar un libro nacional y la obra de Villagrán Kramer genera la posibilidad de comprender que Guatemala ha vivido momentos de inflexión antes, y las enseñanzas de cómo los ha asumido y qué pactos se han generado durante los mismos, nos permite leer entre líneas en la situación actual. Es trascendental para no cometer errores y prever circunstancias más complejas, que la indignación y el hartazgo frente a la corrupción ya estuvo antes en nuestro país. El capítulo VIII narra vergonzosas similitudes de la actualidad con la realidad de 1962.

Es lógico que los gobernantes que no han tenido cercanía con estas ideas o la renovación de la visión respecto del poder en el siglo XXI, aún no entiendan la dimensión de qué es lo que no entienden en los contextos actuales. Y como estos gobernantes no entienden, parecen destinados a arrastrarnos continuamente al límite y sobre todo a la fragmentación de la confianza en quienes ostentan el poder. Por eso es tan importante que los ciudadanos sí entendamos y estemos a la altura de trabajar los cambios que se necesitan.

Esta crisis hay que leerla desde la indignación pero no sólo con indignación, sino con ideas potentes que permitan transformarla en esperanza. El futuro está hoy más que nunca en nuestras manos.

06 de julio de 2015, 22:07

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502
cerrar