¿Quieres ser mamá? Cinco mitos y verdades sobre los prenatales

Existe un momento crucial en la vida de una mujer: cuando quiere y decide ser mamá. Ese instante maravilloso muchas veces se impregna de dudas, temores y miedos. Es normal, traer una vida a este mundo es un compromiso eterno. En este mes de la madre, Bayer comparte contigo esa alegría y en este artículo te ayuda a despejar dudas. 

Lo primero que debes saber: ¿qué son los prenatales? 

Consumir prenatales satisface los requerimientos nutricionales adicionales de la madre que ayudan al desarrollo saludable del bebé. (Foto: Shutterstock)
Consumir prenatales satisface los requerimientos nutricionales adicionales de la madre que ayudan al desarrollo saludable del bebé. (Foto: Shutterstock)

Son suplementos vitamínicos y minerales que contienen nutrientes esenciales: ácido fólico, hierro, calcio, zinc, entre otros; y ayudan a la creación de los órganos vitales del bebé. A pesar de su importancia, muchas veces el desconocimiento lleva a las madres a cometer algunos errores. Te presentamos los más comunes: 

Mito 1: "Es la solución a una mala alimentación"

Vegetales, frutas, granos, carnes y lácteos son los cinco grupos alimenticios principales recomendados. (Foto: Shutterstock)
Vegetales, frutas, granos, carnes y lácteos son los cinco grupos alimenticios principales recomendados. (Foto: Shutterstock)

Aunque el embarazo es uno de los periodos nutricionales más demandantes de la mujer, los prenatales son complementarios a una dieta balanceada que contenga vegetales, frutas, granos integrales y abundante agua. 

Mito 2: "Solo sirven si se toman antes del embarazo" 

Es recomendable tomar prenatales antes de concebir, sin embargo su ingesta en los primeros meses del embarazo es de vital importancia. (Foto: Shutterstock)
Es recomendable tomar prenatales antes de concebir, sin embargo su ingesta en los primeros meses del embarazo es de vital importancia. (Foto: Shutterstock)

Aunque su principal efecto positivo es preparar el cuerpo de la madre para la gestación con los requerimientos necesarios para formar esa nueva vida; durante el embarazo, tomar un suplemento multivitamínico y mineral ayuda a cubrir las necesidades adicionales de nutrientes esenciales, tanto para la madre como para el bebé. 

Mito 3: "En realidad, lo único que necesito es ácido fólico"

La mujer en edad de procrear debe ingerir 600 mcg de ácido fólico, diariamente.(Foto: Shutterstock)
La mujer en edad de procrear debe ingerir 600 mcg de ácido fólico, diariamente.(Foto: Shutterstock)

Cuando estás esperando, la ingesta dietética se incrementa en un 150%, motivo por el cual es necesario ayudarse con vitaminas, minerales, hierro y ácido fólico. Este último es una Vitamina B que ayuda al organismo a reproducir células nuevas. Su aporte contribuye al desarrollo del tubo neural que forma el cerebro y la médula espinal del bebé. Para que la formación del neonato sea la indicada se requieren 600 mcg de ácido fólico por día. La mayoría de prenatales cuentan con ese requerimiento básico y otros que también son necesarios, como por ejemplo el hierro. 

Mito 4: "Si me alimento bien, ¿para qué?" 

La espina bífida y el labio leporino son las enfermedades más comunes por carencia de ácido fólico en el embarazo. (Foto: Shutterstock)
La espina bífida y el labio leporino son las enfermedades más comunes por carencia de ácido fólico en el embarazo. (Foto: Shutterstock)

El ácido fólico es muy importante en esta etapa de gestación; se encuentra en algunos alimentos: vegetales de hoja verde, cítricos, legumbres, cereales integrales y leche. Consumir el requerimiento mínimo diario precisa de grandes cantidades de estos alimentos, es por ello que se recomienda consumir prenatales. Aunque la alimentación sea la indicada, es muy importante ingerirlos. 

Mito 5: "Me engordan"

Según expertos, el peso que una mujer gana durante la gestación oscila entre 26 a 35 libras. (Foto: Shutterstock)
Según expertos, el peso que una mujer gana durante la gestación oscila entre 26 a 35 libras. (Foto: Shutterstock)
 

Nada más alejado a la realidad. Es un suplemento vitamínico, por ende no afecta el peso y además te sentirás más activa y con más energía. 

¿Cómo cuidarte? Antes, durante y después 

La clave es tener una dieta balanceada durante todo el proceso de ser mamá. Sin embargo, algunas recomendaciones son específicas para cada etapa:

Antes

  • Tómate el tiempo de conocer cómo funciona tu ciclo reproductivo
  • Procura tener una dieta balanceada que cubra tus necesidades nutricionales básicas
  • Toma un suplemento vitamínico prenatal. Pregunta a tu médico por la opción de Bayer
  • Haz ejercicio, no fumes, maneja el estrés y evita el calor intenso 
  • Habla con tu familia y verifica con tu pareja que estén preparados financieramente, ¡se vienen muchos gastos! 

Durante

  • Evita el alcohol, los alimentos crudos que pueden contener listeria y el café
  • Para evitar las náuseas, aléjate de aromas y alimentos que despierten en ti esa sensación (varían en cada mujer); come porciones pequeñas a lo largo del día, si son bajos en grasas y sin condimentos, mucho mejor 
  • Los prenatales son elementales en esta etapa.

Después

  • Sigue con tu dieta balanceada. Necesitarás mucha energía y una buena alimentación para dar de mamar a tu bebé
  • Toma un suplemento multivitamínico diario
  • ¡Duerme! Descansa todo lo que puedas, lo mejor es que duermas junto a tu bebé. Pide ayuda a tu pareja para compartir cuidados y responsabilidades
  • ¡Sal de tu casa! Una caminata, una charla con alguna amiga, una salida al cine. En fin, busca un espacio para ti, lo necesitas más que nunca. 

Anímate a este nuevo desafío. ¡Feliz Día de la "futura" madre!

09 de mayo de 2017, 16:05

cerrar