Cinco puntos para entender el ciberataque que afectó a medio Internet

Mapa de las zonas afectadas. La empresa Dyn administra el rendimiento de grandes corporaciones como Twitter y PayPal. (Foto: OpenStreetMap.org )

Mapa de las zonas afectadas. La empresa Dyn administra el rendimiento de grandes corporaciones como Twitter y PayPal. (Foto: OpenStreetMap.org )

Una serie de ciberataques masivos contra el proveedor de Internet Dyn interrumpieron este viernes recíen pasado el servicio de páginas web de grandes compañías y medios de comunicación internacionales, como Twitter, Spotify, Amazon, Netflix o The New York Times. El ataque duró casi 11 horas.

El resultado: dejó de funcionar la mitad de Internet, millones de personas afectadas e incalculables pérdidas económicas.

Estas son las cinco claves para entender lo que pasó

1. Quiénes:

Esto no lo hacen dos personas inteligentes, aburridos, desde la habitación de su casa. Un ataque de ese tamaño está perpetrado por expertos. Y sobre todo: por expertos organizados. Parecierá venir de una organización.

2. Armamento:

Esto no se hace con computadoras que se encuentran en el mercado ni con conocimientos que se aprenden en la universidad. Un ataque así es el producto de la gestión profesional de un armamento tecnológico sin precedentes operado con habilidades y conocimientos inéditos en su tipo y escala. 

3. Estrategia:

La secuencia del ataque revela estrategia y determinación. ¿Por qué las oleadas de ataques? ¿Por qué golpearon, dejaron que la infraestructura comience a recuperarse y después golpearon más fuerte? ¿Por qué no atacaron otra vez? 

4. Objetivo:

Ataques como estos hay miles, todos los días. Pero este tenia objetivos concretos, contra sitios puntuales. Este fue un ataque masivo. Atacaron al proveedor Dyn pero no fueron contra Dyn. Esta plataforma solo fue un medio para derribar medio Internet. 

5. Soldados involuntarios:

Los ataques en Internet siempre tienen un origen y un objetivo. Ayer todo Internet se convirtió en un objetivo. No sabemos de quién, pero sí sabemos algo que es nuevo: se usaron cientos de miles de dispositivos que se conectan a Internet. Dispositivos en manos de organizaciones y de gente de a pie, que fueron infectados y usados en forma remota para atacar. Los dueños de esos dispositivos, además de víctimas, no saben que fueron victimarios involuntarios del ataque.

¿Qué cambio?

Desde el ataque, cualquier cosa que se conecta a Internet se puede convertir un arma. En todas las casas, escuelas, hospitales, tiendas, empresas. Cualquier cosa que tenga una antena es un arma que un tercero puede usar como tal a pesar de la voluntad del propietario.

El mensaje está claro: podemos atacarlos y podemos afectar, al menos, a la mitad de Internet. 

Hasta el momento se desconcoe el origen del ataque y sus intenciones. 

  • TE PUEDE INTERESAR...

*Con información de Infobae

22 de octubre de 2016, 16:10

cerrar