Cinco tips para comprar casa sin arruinarte

Antes de comprar un bien inmueble, haz cuentas con mucho cuidado. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Antes de comprar un bien inmueble, haz cuentas con mucho cuidado. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Los humanos somos los únicos que tenemos que pagar por un lugar para vivir. Un pez no se preocupa de pagar alquiler o hipoteca en el mar y un oso no tiene que pagar nada por vivir en exclusivos bosques. 

Qué envidia ¿no? 

Como este no es nuestro caso, hagamos la compra con sabiduría. 

Aquí cinco consideraciones antes de firmar:

1. Ubicación, ubicación, ubicación

Un apartamento en la Cañada o en la tan de moda zona 4, vale más que una casa con jardín en las afueras de la ciudad.

Cuando compres tu propiedad, no te dejes llevar por los bonitos servicios del edificio o el condominio, si no está bien ubicado.

Factores como los accesos viales y el tráfico inciden en la plusvalía de tu propiedad y de tu calidad de vida.

2. Libérate de deudas

¿Sabes cuál es el mejor instrumento para construir riqueza? Un ingreso mensual sin acreedores. 

Meterte a comprar una casa con deudas, aparte de la hipoteca, va a limitar tus opciones. 

Si estás hasta la coronilla de deudas y encima agregas un pago de casa y quieres comenzar tu propio negocio, ¿qué tanto te animas? 

3. Un buen enganche y un fondo de emergencia

Hace un siglo, las hipotecas no eran ni tan grandes ni tan largas: el promedio era de seis años y las personas no pedían prestado más del 50%.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, eso cambió y dio lugar a que hoy le den una casa a alguien que no tiene más del 5% de enganche. 

Si tienes que financiar el enganche, ¡no estás listo para comprar una casa!

Para que tengas un bienestar encaminado a la libertad financiera ten un enganche de por lo menos el 20% y un fondo de emergencia de tres meses de gastos. 

Si compras una casa y lo haces sin un fondo de emergencia, ¿sabes qué va a pasar? ¡Nada más te mudes, vas a tener una emergencia! Y como estás en el margen, todo va a ser caótico. Si pierdes tu empleo no digamos.

No quieres ser el vecino con casa nueva que no puede puede pintarla dos años después y hace que el condominio se vea descuidado.

4. Págala en 15 años

¡Treinta años es más de la tercera parte de tu vida! Si estás pensando en comprar una casa, calcula cuánto va a ser el total del financiamiento a 20 o 30 años. 

Lo más probable es que el total ascienda a dos o tres veces el precio de compra.

Si pones toda tu energía y tiempo en una casa por 30 años vas a dedicar los años más ricos y sanos de tu vida a estar anclado al pago de una casa.

5. Se vale alquilar

Para evitar meter la pata con esta compra, recuerda que alquilar por un tiempo no es tirar el dinero: es comprar paciencia. 

Más de Daniel Herbruger:

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

01 de agosto de 2017, 05:08

cerrar