El clásico 204 que duró solo 6 minutos y terminó en bochorno mundial

El clásico entre Municipal y Comunicaciones tiene infinidad de historias, anécdotas y recuerdos de rivalidad, grandes partidos y extraordinarios protagonistas. Sin embargo, no todo ha sido bueno y existen algunas páginas oscuras dentro de los 296 juegos disputados, como lo sucedido en la edición 204, en el denominado "el clásico más rápido de la historia".

Los medios de comunicación de todo el mundo publicaron lo sucedido en Guatemala y tildaron el hecho como ridículo y bochornoso.

Fue un 27 de abril de 2003, cuando una polémica decisión de la dirigencia de Comunicaciones, que sería local en el estadio Cementos Progreso, no permitió el ingreso a la afición roja debido a problemas con el líder de la barra brava de los escarlatas, Marlon Puente alias Pirulo, quien en esa época era querido y apoyado por los directivos rojos.

Esto motivó a que los escarlatas, en protesta, no enviaran a su equipo titular y expusieran a los juveniles de la categoría especial.

Ambas dirigencias cumplieron la promesa hecha días antes: los cremas no vendieron boletos a la afición rival y los rojos mandaron a su equipo B, pero allí no acabaría la historia.

Sin ningún cambio en la banca de Municipal, los juveniles rojos ingresaron al campo y disputaron algunos minutos, hasta que varios de ellos empezaron a caer al suelo y aseguraban que tenían dolores fuertes en el área abdominal. En total, cuatro jugadores dejaron la cancha y el clásico terminó a los seis minutos.

Luis Salazar, Oscar Hernández, Luis Valencia y el portero Francisco Sandoval fueron quienes presentaron las dolencias. Tras no haber cambios y los rojos quedarse con 7 futbolistas, el árbitro Luis Carías decretó la finalización del encuentro.

Tras varios dimes y diretes, la Liga Nacional determinó darle los tres puntos a Comunicaciones y sancionó con tres meses de suspensión al técnico de la especial escarlata, el argentino Carlos Ruiz, al igual que los cuatro futbolistas implicados. Además, fue suspendido seis meses Gerardo Villa, presidente de los rojos. Ever Hugo Almeida, quien dirigía al plantel mayor, no fue sancionado ya que no asistió al Cementos Progreso y no figuró en la nómina entregada a los árbitros.

En el clásico 204, los Cremas alinearon con Édgar Estrada, Ronald González, Álvaro Jiménez, Néstor Martínez, Uwaldo Pérez, Édgar Valencia, Fredy Thompson, Carlos Quiñonez, Claudio Rojas, Diego Latorre y Jhonny Cubero. El técnico albo era Horacio Cordero.

Del lado rojos saltaron a la cancha: Francisco Sandoval, José Aguilar, Pablo Hernández, Renato Blanco, Carlos Cordón, Óscar Hernández, Eduardo Samayoa, William Guerra, Elvis Palencia, Jacobo Castillo y Luis Salazar. En el banco rojo estaban Victor Hugo Monzón y el argentino Carlos Ruiz, este último hoy técnico de Mictlán.

Unos días después de este lamentable episodio, Roberto Arzú, entonces presidente albo, y Gerardo Villa, máximo dirigente de los escarlatas, limaron asperezas y luego hicieron una conferencia de prensa conjunta y se dieron la mano como si nada hubiese pasado.

En el clásico 297, que se disputa este miércoles en el estadio Doroteo Guamuch Flores, el único futbolista activo de esa época será Claudio Albizuris, quien no asistió al mencionado duelo. Del lado de Comunicaciones estarán en el banquillo Ronald González y Rigoberto Gómez, ahora como entrenador y subentrenador respectivamente.

28 de febrero de 2017, 06:02

cerrar