Clinton y Trump apuntan a dominar votaciones en nuevo "Supermartes"

A seis semanas del fin de las primarias presidenciales estadounidenses, cinco estados votaban este martes. (Foto: AFP)

A seis semanas del fin de las primarias presidenciales estadounidenses, cinco estados votaban este martes. (Foto: AFP)

A seis semanas del fin de las primarias presidenciales estadounidenses, cinco estados votan este martes, con la demócrata Hillary Clinton buscando dar el golpe de gracia y el republicano Donald Trump confiado de contrarrestar una inusual alianza de sus rivales en su contra.

Matemáticamente será imposible para Clinton y Trump sobrepasar el martes la mayoría necesaria de delegados para obtener la investidura de sus partidos.

La exprimera dama, Hillary Clinton, tiene 1 mil 954 delegados. (Foto: AFP)
La exprimera dama, Hillary Clinton, tiene 1 mil 954 delegados. (Foto: AFP)
 

Pero el gran número de delegados en juego debería acercarlos a su meta.

Favorita en todas las contiendas, según los sondeos, Clinton podría dar un golpe fulminante a su rival, el senador Bernie Sanders, ampliando aún más su ya inalcanzable ventaja y quedar más cerca de la nominación demócrata, un paso monumental en su cruzada por ser la primera mujer presidente de Estados Unidos.

"Vamos a trabajar muy duro hasta que las urnas cierren", dijo la exprimera dama el lunes en un foro de la cadena MSNBC en Filadelfia, la principal ciudad de Pennsylvania.

 

Trump también cortejaba los estados en disputa en su intento por acercarse a los 1 mil 237 delegados necesarios para garantizar la nominación en la convención republicana, del 18 al 21 de julio en Cleveland.

Para sus dos rivales, Ted Cruz y John Kasich, la única estrategia es detener a toda costa al magnate inmobiliario antes de ese umbral fatídico, con el fin de provocar un escenario no visto desde 1976: una convención "abierta", en la cual los delegados deberán votar, tantas veces como sea necesario, hasta alcanzar una mayoría absoluta.

Previendo ese escenario, Cruz ha logrado nombrar a personas que asistirán como delegados a la convención, quienes, aunque están comprometidos a votar por Trump en la primera ronda, podrían inclinarse por el senador en subsiguientes votaciones, cuando estarán "liberados" para escoger por quien cada uno decida.

Cruz y Kasich anunciaron el domingo un pacto de no agresión que esencialmente les permite combatir uno a uno al magnate en tres estados que sostendrán primarias más tarde.

Según el sorpresivo acuerdo, Kasich no hará campaña en Indiana, que vota el 3 de mayo, y Cruz devolverá el favor luego en Nuevo México y Oregon para tratar de quitarle triunfos a Trump en esos estados.

Los sondeos prevén triunfos fáciles para Trump el martes, pero el magnate requiere no solo ganar sino arrasar en las primarias restantes. Necesita 58% de los delegados aún en juego para obtener la nominación (acumula ahora 846 delegados, según CNN).

La alianza entre Cruz y Kasich es una tardía respuesta al llamado de la dirigencia del partido Republicano a unir fuerzas contra Trump, pero sus dos piezas conjugan una pareja dispareja: Cruz, el ultraconservador joven senador que desafía al "cartel de Washington", y Kasich, el experimentado gobernador de Ohio y exlegislador.

"John Kasich y yo no estamos de acuerdo en numerosos temas pero una cosa en la que podemos coincidir es que Hillary Clinton será un desastre para este país y si Donald Trump es nuestro candidato, Hillary Clinton será elegida", afirmó Cruz el lunes.

Bernie Sanders, luego de haber sorprendido con una extraordinaria campaña, logrando movilizar a las urnas a la juventud demócrata con su mensaje antisistema, enfrenta crecientes presiones del partido ante el vendaval Clinton. 

Con 1 mil 241 delegados, Sanders sigue lejos de los 1 mil 954 de Clinton, según CNN. El candidato necesita 2 mil 383 delegados para la nominación en la convención demócrata, del 25 al 28 de julio en Filadelfia.

26 de abril de 2016, 10:04

cerrar