Clubes y Liga Nacional exigen a CDAG evite la desafiliación de FIFA

Dennis Alonzo presidente  de la CDAG y el comité ejecutivo tiene en sus manos el destino del fútbol de Guatemala. (Foto: Archivo/ Soy502)

Dennis Alonzo presidente  de la CDAG y el comité ejecutivo tiene en sus manos el destino del fútbol de Guatemala. (Foto: Archivo/ Soy502)

La Liga Nacional y los clubes Municipal, Comunicaciones, Sanarate, Cobán Imperial, Marquense, Xelajú, Siquinalá, Petapa, Suchitepéquez, Malacateco, Guastatoya y Antigua GFC se unieron para pedir a la CDAG que apruebe los estatutos de la Fedefutbol y con esto evitar la desafiliación de Guatemala de los países miembros de la FIFA y quedar fuera de toda actividad del fútbol internacional.

El próximo domingo 13 de agosto es la fecha fatal.

A menos de 48 horas de que se venza el plazo que dio FIFA para que la Fedefutbol vuelva a la institucionalidad, los clubes unen esfuerzos en busca de presionar a Dennis Alonzo, presidente de la CDAG y sus compañeros del Comité Ejecutivo, para que tomen la decisión correcta y eviten lo que sería una catástrofe para el balompié guatemalteco.

El campeón Municipal pide a las autoridades de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala, que sean "prudentes y flexibles" en busca de una solución que evite la desafiliación.

El comunicado de los escarlatas es más directo y asegura que los grandes culpables de esta crisis son los 34 miembros de la asamblea del fútbol, quienes se opusieron a los ordenado por FIFA y pese a retractarse, el daño ya está hecho y los clubes y selecciones guatemaltecas tiene año y medio fuera del concierto nacional.

Comunicaciones también hace alusión a los 22 presidentes de las Asociaciones Departamentales, a los representantes de Primera División y dos clubes de la Liga Nacional, quienes desafiaron al FIFA.

El resto de clubes las Liga Nacional también se han pronunciado, sin embargo cabe destacar que entre los 34 que provocaron esta crisis están los presidentes de Antigua GFC, Rafael Arriaga y Cobán Imperial, Irasema Meléndez, además de los representantes de Primera División, Carlos Véliz y Jorge Mario Véliz entre otros.

Los miembros de la Asamblea, entre ellos los 34 causantes del problema se pronuciaron por medio de un comunicado en el que exigen a la CDAG la aprobación de los estatutos, lo que sin embargo no los exime de la responsabilidad de ser causantes de una problemática que dejaría al balompié nacional fuera por los próximos cuatro años.

¿Qué implica la desafiliación?

De no cumplirse con los plazos establecidos por FIFA, que es el máximo ente rector del fútbol mundial y consumarse la desafiliación, las Selecciones nacionales, mayor e inferiores además de los clubes, no podrán participar internacionalmente,  (ni siquiera jugar partidos amistosos) en los próximos cuatro años.

La no participación internacional en lugar de ayudar a mejorar el nivel del fútbol guatemalteco, lo dejarán aislado, y esto será aprovechado por los otros países del área que si tendrán el roce y la participación en todos lo eventos, por lo que será mucho más difícil que futbolistas guatemaltecos juegue en el exterior.

Los jugadores extranjeros no tendrán interés alguno en jugar en Guatemala, ya que este será considerado amateur, y al no tener la protección de FIFA, no habrá certeza para que se les cumplan con sus derechos laborales.

Por si esto fuera poco, los torneos de las Ligas Federadas: Liga Nacional, Primera División, Segunda División y Tercera División, no tendrán validez alguna.

FIFA suspenderá el respaldo monetario hacia la Fedefutbol, por lo que el colapso económico es inminente.

Los futbolistas, cuerpos técnicos y los propios clubes vivirán una recesión, la que llegará a los presidentes de la Asociaciones Departamentales.

En resumen todos los involucrados en el fútbol serán perdedores en esta disputa que no debió llegar tan lejos.

11 de agosto de 2017, 15:08

cerrar