Los detalles detrás del video que se hizo viral del analista político

El profesor Robert Kelly, su esposa y sus dos hijas son una sensación en YouTube. (Foto: captura de pantalla) 

El profesor Robert Kelly, su esposa y sus dos hijas son una sensación en YouTube. (Foto: captura de pantalla) 

"He visto el video como el resto del mundo. Es divertido", comenta Robert Kelly al Wall Street Journal en su primera entrevista tras convertirse en un fenómeno viral. Los hijos del profesor de Ciencias Políticas y Diplomacia de Corea del Sur entraron en su despacho mientras concedía una entrevista en un programa en vivo.

  • ASÍ FUE: 

La grabación que registra el momento dio la vuelta al mundo en pocas horas y generó exhaustivos debates de todo tipo. Ahora, el británico se muestra junto a su familia en un contexto mucho más relajado que ante las cámaras del medio estadounidense.

Kelly y su esposa, Kim Jung-A, explicaron en su primera entrevista las circunstancias e infortunios que dieron lugar al video que ha arrasado en redes sociales. La anécdota que han protagonizado junto a sus dos hijos, Marion y James, ha eclipsado por completo la destitución de la presidenta surcoreana que el experto comentaba a través de Skype para la cadena pública británica desde su apartamento en Busan.

  • NO TE LO PIERDAS: 

El británico aseguró que siente "una mezcla de sorpresa, vergüenza y diversión". La enorme cantidad de reacciones y menciones en redes sociales le obligaron a cancelar sus alertas en Twitter y Facebook, y ni si quiera se ha acercado a YouTube o Reddit.

Kim Jung-A, que muchos dieron por hecho que era la niñera, solo se percató de lo que estaba ocurriendo al ver su hija en pantalla. "Cuando escuché gritar a James sabía que todo había acabado".

Uno de los gestos del profesor que más se han comentado es aquel en que intenta apartar con el brazo a su hija sin dejar de mirar a la cámara. Kelly asegura que su intención real era la de entregarle unos juguetes para que se distrajera.

Al final del video de Wall Street Journal, el británico se quedó solo en la misma habitación en la que ocurrió todo. Esta vez, matnuvo la puerta cerrada con pestillo, algo que él mismo admitió que tenía que haber hecho en su momento. Marion gritó desde el otro lado de la puerta hasta que consiguió que su padre le permitiera entrar en el cuarto. "¡Y esta es mi vida!", comentó divertido el protagonista del viral del año, con sus zapatillas de andar por casa de color amarillo. 

14 de marzo de 2017, 14:03

cerrar