¿Cómo escapar de un carro dentro del agua?

La seguridad es uno de los grandes avances en la industria automotriz. Las ventanas son un ejemplo, pero algunas medidas de seguridad pueden ser un factor en contra si no se conocen sus detalles.

Debido a la presión que el agua ejerce contra el vehículo, abrir la puerta si este está sumergido no es una opción y bajar los vidrios es imposible si estos son eléctricos y el vehículo se apaga.

Las ventanas, lunetas traseras o parabrisas son las primeras opciones a considerar para escapar en caso de estar bajo el agua. Pero hay que saber a qué tipo de cristal nos enfrentamos y, más aún, cómo actuar.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Los parabrisas modernos están fabricados con cristal laminado: 2 planchas de vidrio unidas entre sí por una capa de polivinilo. Si este cristal rompe, los trozos quedan adheridos al último.

Esta solución, que muchos automóviles vienen adoptando también para las ventanillas, está ideada para, en caso de accidente, evitar que los trozos de cristal caigan sobre el pasajero y causar consecuencias fatales.

  • ADEMÁS:

Sin embargo, eso se convierte en un contratiempo para salir del vehículo, debido a que es casi imposible abrir un agujero a golpes contra esa superficie. 

Por lo general, las ventanillas y lunetas traseras son de cristal templado, y ahí sí podemos encontrar la vía de evacuación. La parte central de la pieza es la más resistente a los golpes, por lo que si impactamos en el lugar preciso, normalmente una esquina, romperá en miles de pequeños trozos fáciles de retirar.

*Con información de elsalvador.com