¿Cómo promover la agricultura de Guatemala?

La vocación de la mayor parte del territorio de Guateamala es forestal. (Foto: René Ruano/Nuestro Diario)

La vocación de la mayor parte del territorio de Guateamala es forestal. (Foto: René Ruano/Nuestro Diario)

El Fondo Nacional para la Reactivación y Modernización de la Actividad Agropecuaria (Fonagro) tiene los días contados: estará vigente solo dos años más, hasta 2019.

En el presupuesto de este año, se le asignaron más de 45 millones de quetzales, pero la mala administración histórica de este fideicomiso, cuya cartera de créditos tiene una mora del 90% según la última auditoría de la Contraloría General de Cuentas, le ha valido la sentencia final, después de que durante más de dos décadas fue el principal instrumento financiero del Ministerio de Agricultura, por lo que recibió un monto estimado de 1000 millones de quetzales.

"El estado financiero de Fonagro no es sano", afirma el Subcontralor de Calidad de Gasto, César Elías. Por su parte, el secretario del Consejo Directivo del Instituto Nacional de Cooperativas, Luis Alberto Montenegro, cuestiona la concepción del fideicomiso como política pública para apoyo de los campesinos: "Ha tenido problemas históricos", explica. "Lo han usado como una chequera", añade.

Creado en 1994 con la intención de crear un mecanismo eficiente para ejecutar recursos que ayudara a los agricultores del país, Fonagro recibe varias decenas de millones de quetzales al año. La auditoría de la Contraloría de Cuentas de 2016 documentó las deficiencias administrativas del fideicomiso, que incluyen desde que los estados de resultados financieros no reflejan la realidad de Fonagro, hasta que los responsables son capaces de asignar casi cuatro millones de quetzales a una cooperativa que no cuenta ni siquiera con oficina ni equipo para ejecutar el proyecto.

Ante estas graves deficiencias y el fin inminente de Fonagro, ¿qué otras alternativas podría haber para promover la agricultura en el país? Soy502 entrevistó a dos expertos en el tema, de diferente visión ideológica: el cafetalero y exministro de agricultura, Mariano Ventura, en cuya administración se creó Fonagro y el investigador del Instituto de Problemas Nacionales, IPNUSAC, de la Universidad de San Carlos, Adrián Zapata.

"Una nueva visión"

Mariano Ventura afirma que para desarrollar una política pública que funcione para el sector agrícola, los guatemaltecos tienen que acordar primero una misma visión --qué busca el país de la agricultura-- y luego resolver al menos cuatro temas que han quedado pendientes desde hace muchos años: 1. la certeza jurídica sobre la propiedad de la tierra 2. la sostenibilidad ambiental en el uso de los recursos naturales 3. un ordenamiento territorial 4. una visión competitiva del desarrollo de todas las actividades relacionadas con la agricultura.

"Los guatemaltecos tenemos que decidir cuál va a ser nuestra fuerza motora en la agricultura y de ahí deben desprenderse las políticas públicas y el marco regulatorio", afirma Ventura. "Si aceptamos que el 51% de nuestro territorio es forestal, yo creería que el mejor negocio para Guatemala está en los bosques y con base en ello deberíamos resolver el resto de problemas. Pero sin una orientación a objetivos claros no podemos construir estratégicamente la acción del Estado".

Para este cafetalero, el Ministerio de Agricultura se debe concentrar como primer tarea en dar certeza a la propiedad de la tierra, lo cual incluye: regularizar las parcelas que no lo están, modernizar y descentralizar el Registro de la Propiedad, para que su uso sea ágil y seguro, constuir un sistema catastral de primera y reforma el impuesto a la propiedad tasado sobre la exgtensión territorial, que ayude a crear un mercado de tierras.

En el tema ambiental, Ventura indica que el problema más urgente por resolver es una ley de aguas que regule la administración del recurso. 

En cuanto al ordenamiento territorial, el ex ministro explica que el Estado debe identificar con claridad los territorios para saber dónde es conveniente desarrollar proyectos forestales, dónde agricultura de precisión o agricultura de subsistencia. "Es vital tener claro esto para definir la inversión pública en infraestructura que se requiere en cada lugar".

Por último, para fomentar la competitividad agrícola, Ventura dice que Guatemala necesita generar inteligencia de mercado para acceder a tecnología, financiamiento y mercados, buscando nuevos y fortaleciendo los que ya existen. 

Pero lo más importante para este cafetalero que ha estado involucrado en temas de Estado desde hace muchos años es generar una transformación estructural e integral. "Esto no es cosa de cambiar una ley o de crear tal o cual institución: es de acordar una visión estratégica y alinear acciones para hacerla realidad".

"Poner al centro la agricultura familiar"

El investigador Adrián Zapata no se rinde en el tema rural. Durante el gobierno del Partido Patriota, se desempeñó como Comisionado Presidencial del Desarrollo Rural Integral y desde ese cargo, impulsó la ley de Desarrollo Rural que fue adversada por varios empresarios y al fin quedó parqueada en el Congreso.

Ahora Zapata tiene una nueva iniciativa en las oficinas parlamentarias --la ley de agricultura familiar o iniciativa 4947, que ya tiene dictamen favorable-- y un programa en el Ministerio de Agricultura que recién se lanzó en mayo, también dedicado a fortalecer la agricultura familiar.

Para Zapata, el Ministerio de Agricultura no se debe dedicar a impulsar la agroindustria ni los negocios agrícolas. "El MAGA debe garantizar que haya comida para la gente", asegura, especialmente para los 790 mil hogares de campesinos que se dedican a la agricultura familiar.

Actualmente, explica Zapata, esos hogares apenas producen para subsistir y a menudo, ni siquiera tienen suficiente para los alimentos del año. El desafío, según el investigador, es conseguir que pueden pasar a una agricultura excedentaria que les permita no solo asegurar una mejor alimentación sino también generar ingresos.

Los actuales programas del Ministerio de Agricultura, como el de los fertilizantes, son asistencialistas, indica Zapata y "solo sirven para generar compras corruptas y distribución clientelista".

La ley que promueve Zapata generaría un Registro Único de Hogares con criterios técnicos y requeriría de un esfuerzo agresivo para dotar al MAGA de un verdadero ejército de extensionistas, es decir, técnicos agrícolas que además de apoyar a los campesinos en temas puramente agrícolas, podrán articular esfuerzos interinstitucionales con los ministerios de salud y educación, por ejemplo, para garantizar un desarrollo rural integral.

Pese a que la ley no ha sido aprobada, el MAGA ya puso en marcha un programa de agricultura familiar con los mismos objetivos que se plantea la iniciativa de ley.

 

 

 

21 de agosto de 2017, 05:08

cerrar