¿Cómo te limpias los oídos? Esto es lo que debes saber

Una de las prácticas más comunes pero con más riesgo es el uso de los hisopos. (Foto: Elmeme)

Una de las prácticas más comunes pero con más riesgo es el uso de los hisopos. (Foto: Elmeme)

Aunque no es una práctica diaria, la limpieza de los oídos es parte de la higiene personal y algunas de las costumbres más comunes pueden representar un riesgo para la salud auditiva.

La Fundación de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello actualizó sus directrices para el cuidado de los oídos y entre ellas destaca el no poner algo "más pequeño que un codo en la oreja", lo que refuerza el no uso de los hisopos. 

Según los expertos, los hisopos, pinzas para el cabellos, llaves, palillos o cualquier objeto que pueda ser introducido en el oído para extraer la cera, pueden perforar los tímpanos o dislocar los huesos auditivos, llevando a consecuencias como la sordera, mareos o zumbidos.

Lo correcto para evitar consecuencias es dejar que la naturaleza haga su trabajo ya que el cuerpo produce cera para mantener lubricados, limpios y protegidos los oídos, describen las directrices. 

Los movimientos mandibulares junto con el crecimiento de la piel en el canal auditivo ayudan a expulsar el cerumen viejo, permitiendo que este se remueva durante el baño. 

Seth Schwartz, presidente del panel asesor de la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, afirma que la "limpieza excesiva" puede aumentar la compactación de la cera.

Schwartz agrega que algunas terapias caseras son "bastante efectivas", por lo que el uso de gotas o irrigadores pueden suavizar el cerumen sin poner en riesgo la salud auditiva. 

* Con información de CNN en Español

05 de enero de 2017, 18:01

cerrar