Compras de lujo de nueva Primera Dama de Brasil provocan indignación

La nueva primera dama de Brasil, Marcela Temer de 33 años, es una exreina de belleza y modelo. Su esposo Michel Temer, de 75, es ahora presidente interino de Brasil desde que el 12 de mayo el Senado votara a favor de que Dilma Rousseff se apartara provisionalmente del cargo. 

En su corto tiempo como Primera Dama ya ha dado mucho de qué hablar, no solo por su belleza, sino por sus gastos exuberantes mientras su país se desliza hacia una profunda crisis económica, informa el periódico británico, “The Daily Mail".  

La primera vez que Marcela Temer apareció en público fue durante la toma de posesión de Rousseff, en 2011. Desde ese primer momento empezó a generar comentarios y críticas por su ostentosa vida.

Una de las polémicas más fuertes en los que estuvo envuelta la primera dama, fue en relación a una sesión fotográfica que su hermana, Fernanda Tedeschi, realizó semidesnuda para la revista "Playboy". Al parecer, por presiones de Marcela Temer, las imágenes ya no fueron publicadas. No obstante, al poco tiempo se filtraron en internet.  

Para muchos brasileños, Marcela Temer, representa la desigualdad latente en el país. Parece desconectada de los conflictos económicos por los que atraviesan. Poco perdonan que no abandone su vida extravagante y llena de excesos, a pesar de que Brasil entró en recesión, con miles de personas que han perdido sus puestos de trabajo y empresas que han debido cerrar.

Los indignados han descargado su ira contra ella. "Mira esa mujer engreída, ahora vamos a estar pagando por sus viajes de compras a Milán y París", comentó un testigo durante el acto la semana pasada.

 La Primera Dama de Brasil, que se tatuó el nombre de su esposo en su nuca cuando comenzó su relación, se muestra en un aparente segundo plano durante los actos públicos. Sin embargo, ello no evita que sea el blanco de todos.

*Con información de RT y The Daily Mail

17 de mayo de 2016, 13:05

cerrar