Condenan a exfuncionarios señalados de desviar Q10 millones del IGSS

Los extrabajadores del IGSS fueron capturados en agosto de 2013. (Foto PNC)

Los extrabajadores del IGSS fueron capturados en agosto de 2013. (Foto PNC)

Penas menores a tres años fueron las que impuso el Juzgado Sexto de Primera Instancia Penal a 10 exempleados del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), acusados de desviar 10 millones de quetzales para la construcción de una sede de la entidad en Morales, Izabal.

Según lo expuesto por la Fiscalía de Sección de Delitos Administrativos en la audiencia de procedimiento abreviado, los exfuncionarios llevaron a cabo un proyecto para la remodelación de un edificio abandonado del IGSS, que permitiría reducir costos en la instalación de nuevas clínicas.

El desvío de fondos se realizó a a través de un proyecto de construcción del IGSS en Morales, Izabal. (Foto Twitter/@NoticiasIzabal)
El desvío de fondos se realizó a a través de un proyecto de construcción del IGSS en Morales, Izabal. (Foto Twitter/@NoticiasIzabal)

El valor estimado del proyecto tramitado entre agosto de 2012 y 2013, es de 1.5 millones de quetzales; sin embargo, a través de pagos del fondo rotativo, lograron desviar un total de 10 millones de quetzales que habrían sido distribuidos en 6 millones para material y 4 millones para el pago de 40 supuestos constructores que devengaban 300 quetzales diarios.

El subgerente del IGSS, Rodolfo Robles Valle; el jefe del departamento de servicios de apoyo, Vinicio Rivera García; el titular de mantenimiento, Fernando Lucero De León; el encargado de presupuesto, Henry Rosa Rodas; la jefa de compras de servicios de apoyo, Leticia Lux Tetzaguic; y la encargada de compras de mantenimiento, Mónica Chinchilla Santizo, recibieron sentencias de dos años de prisión por incumplimiento de deberes.

500
quetzales
es el valor de la única multa que deberá pagar uno de los implicados.
MP

Asimismo, por la obra que no se concretó, Fernando García Alfaro, encargado de la obra de Morales Izabal, fue condenado a tres años por fraude, y Carlos García Urbina, a dos años y cinco meses de prisión y a una multa de 500 quetzales por estafa; en tanto que, Rodolfo Turcios y Lionel Peralta de transportes, fueron beneficiados con la “suspensión condicional de la persecución penal”.

 

26 de enero de 2016, 18:01

cerrar