Conmemoran 17 años de la firma de Acuerdos de Paz, con pocos avances

Los Acuerdos de Paz que pusieron fin al conflicto armado interno en Guatemala hace 17 años, caminan a paso lento y todavía no se satisfacen las demandas sociales, coincidieron hoy en señalar expertos y funcionarios de Estado.
 
Un ritual maya en el centro arqueológico Kaminal Juyú, en el oeste de la capital, y un acto público en el Palacio Nacional de la Cultura encabezado por el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quien fue uno de los signatarios de los acuerdos, conmemoraron este domingo la firma de los tratados entre el Gobierno y la entonces guerrilla Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).
 
En el acto público representantes de las organizaciones Kiej de los Bosques y Grupo Artístico Xajil cambiaron la Rosa de la Paz en el monumento erigido en el Patio de la Paz, donde el 29 de diciembre de 1996 se firmaron los acuerdos que pusieron fin a 36 años de guerra con saldo de 250,000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.
 
Cada mes esa rosa blanca es reemplazada por personas seleccionadas por el ministerio de Cultura por su aporte a la paz y la reconciliación guatemalteca.
 
El compromiso de cada ciudadano debe ser luchar por la reconciliación, esforzarse por el progreso del país e impulsar una amplia campaña de cultura de paz
Ricardo Rosales
, ex comandante Guerrillero de la URNG
 
Pérez Molina anunció este domingo en su discurso oficial que en el 2014 impulsará espacios para que los guatemaltecos puedan perdonarse y buscar la reconciliación con el fin de tener una Guatemala en paz, con desarrollo y justicia social.
 
El mandatario, que fue uno de los signatarios de los acuerdos en representación del Ejército, aseguró que hay avances, aunque reconoció que falta por cumplir con las reformas del Estado, tanto políticas como administrativas.
 
Mientras que el excomandante guerrillero Ricardo Rosales manifestó durante el acto que los guatemaltecos se deben comprometer con la construcción de la paz en lugar de estar lamentando y señalando a terceros por la falta de cumplimiento de los compromisos.
 
250,000
víctimas
entre muertos y desaparecidos provocó el conflicto armado de 36 años en Guatemala.
 
"El compromiso de cada ciudadano debe ser luchar por la reconciliación, esforzarse por el progreso del país e impulsar una amplia campaña de cultura de paz", subrayó.
 
Jorge Herrera, del Programa Nacional de Resarcimiento, reconoció que las demandas sociales no se han cumplido, al igual que la agenda de los pueblos indígenas.
 
Al respecto, Mario Itzep, dirigente del Observatorio de Pueblos Indígenas, comentó que este nuevo aniversario de los Acuerdos de Paz se cumple en condiciones poco favorables para la reconciliación y el reconocimiento a los derechos de los pueblos originales del país.
 
"Hay una deuda de los militares y de la justicia para con los pueblos indígenas de Guatemala, víctimas del genocidio", afirmó.
 
Itzep hizo referencia a la anulación de la sentencia de 82 años a la que había sido condenado el ex jefe de facto del Estado José Efraín Ríos Montt en mayo pasado.
 
Ríos Montt fue hallado culpable de la matanza de 1,771 indígenas ixiles del departamento noroccidental de Quiché durante su régimen de 1982 a 1983 y fue condenado por un alto tribunal, pero la Corte de Constitucionalidad (CC) la anuló por fallos en el proceso.
 
Itzep también manifestó que la pobreza en la que se encuentra el 52% de los más de 15 millones de habitantes no evidencia la solución de las demandas sociales.
 

29 de diciembre de 2013, 15:12

cerrar