Conoce los cuatro tipos de amor, ¿cómo amas tú?

Conoce los cuatro tipos de amor que definieron los griegos. (Foto: Archivo)

Conoce los cuatro tipos de amor que definieron los griegos. (Foto: Archivo)

El amor, el sentimiento más complicado de todos, es una fuerza que termina influyendo una porción significativa de las decisiones que tomamos a lo largo de la vida. Su presencia genera una cantidad indomable de causas y efectos a lo largo del camino de la vida.

Aunque el amor podría llegar a confundirse, pueden llegar a ser distintos tipos de amor, pero al final, todo es amor. Y para esto, un buen comienzo es el de familiarizarnos con los cuatro tipos de amor que definieron los griegos.

Cada tipo de amor tiene sus  particularidades. Así podremos aplicarlo a cada uno, tratando de entender cuáles de nuestras relaciones amorosas (sea con parejas, amigos, familia, árboles o el universo) se ubican en cada una de las cuatro porciones (asumiendo que habrá algunas combinaciones):

EROS

Un amor intenso, carnal y generalmente efímero. Algo tiene que ver con la idealización del momento, detonado por la pasión y el impulso del deseo carnal. El eros es en esencia sexual. Es el motor básico del sexo casual y las infidelidades. Bien canalizado, lo cual es muy difícil de lograr, puede conllevar bondades místicas y espirituales.

STORGÉ

Un amor fraternal, comprometido y duradero. Generalmente este se cultiva a lo largo del tiempo y en muchos casos implica una relación filial o una coincidencia añeja con alguien más. Hasta cierto punto es el epítome de la relación empática, un sentimiento protector y que detona la lealtad.

PHILIA

Solidaridad, hermandad y amor por el prójimo, son algunas de las premisas fundamentales de este tipo de amor. Es la máxima expresión amorosa frente a la otredad en general y con frecuencia la philia sirve como motor para que un individuo busque el bien común (desdoblándose en aspectos como el respeto, la gentileza y la cooperación).

ÁGAPE

Se refiere a la frecuencia más profunda del amor. Su vehículo es la pureza, la incondicionalidad e incluso la devoción. Esta forma de amor es universal, como el amor por una deidad, por la naturaleza o por la humanidad completa. El profesar este tipo de amor suele enriquecer a la persona y quizá sea parte de la esencia misma del ser humano –aunque a veces quede sepultada–.

* Tomado de http://culturainquieta.com

29 de junio de 2016, 19:06

cerrar