Consejos para que los pequeños de la casa lean más

Lo más importante para fomentar el hábito de la lectura es que niños y niñas vean leer a sus padres. (Foto: Boolino)

Lo más importante para fomentar el hábito de la lectura es que niños y niñas vean leer a sus padres. (Foto: Boolino)

Los padres se preocupan constantemente por la falta de lectura en los más pequeños de la casa. "Lo más importante para los padres es tener un abanico amplio de títulos para que sus hijos puedan leer libros que les gusten y descartar los que no. Es interesante dejarles descubrir diferentes obras y formatos sin condicionarles, para que ellos decidan", según Sven Huber, cofundador de Boolino (www.boolino.com) , una plataforma para el fomento de la lectura infantil.

"La calidad de un libro depende de muchos factores, ya que un título que entusiasme a un niño y estimule su curiosidad puede no interesar a otro y, además, a menudo, lo que los adultos consideramos positivo puede no apetecer en absoluto a los pequeños", indica  Huber, quien sostiene que “hay un libro para cada niño o niña”.

“Para que los niños asocien la lectura con algo placentero es necesario que vean a sus personas de referencia (padres, abuelos, hermanos…) disfrutar con ello; de otro modo es difícil hacer de la lectura algo cotidiano y natural en el hogar”, añade. 

Para Sven Huber, los hábitos lectores pueden y deben empezar a trabajarse desde el nacimiento del niño. (Foto: Boolino)
Para Sven Huber, los hábitos lectores pueden y deben empezar a trabajarse desde el nacimiento del niño. (Foto: Boolino)

Por eso, según Huber, también es importante que haya libros en casa, que los niños “puedan tocar, oler y manosearlos siempre que quieran. Que entiendan el libro como un objeto cotidiano”.

“Gestos tan sencillos como regalarles un libro, crear una biblioteca personal en casa, un rincón de lectura para ellos u organizar un club de lectura en familia pueden ser los disparadores de un hábito que les durará para siempre”, destaca. 

El cofundador de Boolino aconseja a todos los padres que hagan de la lectura algo cotidiano y habitual en la familia, que lean juntos o por separado en diferentes momentos y que haya rutinas de lectura. 

“Siempre deberíamos buscar el lado positivo y motivador de la lectura, y nunca utilizarla como un castigo o una obligación”, señala.

01 de abril de 2014, 17:04

cerrar