Correr es más que una moda

En la media maratón de la ciudad participaron casi 20 mil personas. Para lanzarse a correr 21 kilómetros se necesita más que novelería.

En la media maratón de la ciudad participaron casi 20 mil personas. Para lanzarse a correr 21 kilómetros se necesita más que novelería.

Hace algunos meses escuché a un amigo hacer un comentario despectivo sobre el fenómeno “running” en Guatemala. Según él es pura moda: llamarada de tusas, para expresarlo en buen chapín. Yo no estoy de acuerdo, creo que es mucho más que eso.

El ateltismo ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años. Recuerdo la primera vez que participé en la media maratón de Cobán, cuando tenía apenas 16 años y nunca había corrido más de 10 kilómetros. Pude inscribirme apenas unas semanas antes del evento y conseguí un hotel en los últimos días. La buena organización y el número de corredores me impresionó, y eso que la carrera no estaba ni cerca de lo que se ha convertido hoy. La cantidad de competidores se ha multiplicado, los números se venden medio año antes del evento y es  imposible encontrar un hotel con menos de dos meses de anticipación.

El mejor antidepresivo del mundo está alojado dentro de nuestro organismo. ¡Lo único que debemos hacer es activarlo con ejercicios intensos!
Andrés Fonseca
, Triatleta

Pero eso no es nada, para apreciar el crecimiento de adeptos al deporte, solo hay que ver las calles un sábado por la mañana, repletas de grupos y corredores individuales que salen a atacar el asfalto.

 Estaría de acuerdo en llamarlo ‘’moda’’, si tomamos sólo un fragmento de la definición -- ’'tendencia repetitiva, ya sea de ropa, accesorios, estilos de vida y maneras de comportarse, que marcan o modifican la conducta de las personas’’-- y eliminamos la parte que dice ‘’por una época o período de tiempo definido’’. El ejército de corredores que llenan nuestras calles y veredas no van a dejar de hacerlo en un futuro cercano. Es más, si entrenan correctamente y se libran de lesiones, es probable que sigan practicando el deporte mientras su salud se los permita.

¿De dónde viene mi percepción? ¿Será la visión soñadora de un adicto al ácido láctico que imagina que todo el mundo se siente igual? El ingeniero que llevo dentro me obliga a respaldar mis argumentos con hechos comprobados, así que ahí les van.

El entusiasmo de los corredores se debe a los ríos de endorfinas que viajan en su torrente sanguíneo.
El entusiasmo de los corredores se debe a los ríos de endorfinas que viajan en su torrente sanguíneo.

Estos nuevos corredores experimentan el efecto de endorfinas liberadas  por la ruptura de fibras y el dolor muscular causado por el impacto repetitivo. Simple bioquímica: a mayor cantidad de endorfinas mayor sentimiento de bienestar. Científicos alemanes realizaron pruebas psicométricas para medir estados de ánimo en grupos de corredores y personas sedentarias, y el veredicto fue más claro que el agua: el mejor antidepresivo del mundo está alojado dentro de nuestro organismo. ¡Lo único que debemos hacer es activarlo con ejercicios intensos! 

Mi esperanza es que los nuevos adeptos del atletismo se acostumbren a los ríos de endorfinas que viajan por su torrente sanguíneo y nunca dejen de correr. Para lograrlo deben mantener su salud estructural y seguir un plan de entrenamiento adecuado. Ahórrense el Prozac, Celexa o el Cymbalta y las citas con el psiquiatra. Inviertan en un par de tenis apropiado, un buen plan de entrenamiento y descubran que la vida puede ser mejor y más feliz con un poquito esfuerzo.

Correr es más que una moda: es un descubrimiento colectivo.