El crédito está más caro y el INE tiene (parte de) la culpa

Por error, el INE ha sobreestimado durante años los precios de las verduras. (Foto: Wilder López/Soy502)

Por error, el INE ha sobreestimado durante años los precios de las verduras. (Foto: Wilder López/Soy502)

Las peores tragedias son las que pasan, indiferentes, ante nuestras narices. Hablamos de transparencia pero ¿qué pasa cuando lo que vemos es transparentemente mentiroso?

Algo muy grave de lo que no se está hablando lo suficiente está dándose de puertas adentro en una de las instituciones que debiera ser más técnica y limpia: el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Cada vez está más claro que la medición de los precios de la canasta básica contiene un error de método de tal magnitud desde 2011 que con el paso de los años ha llevado a una sobreestimación absurda que llega a alcanzar hasta el 500% en algunos productos.

El INE dice que tomate, culantro etc. tienen un precio y en realidad lo que pagamos en el mercado por ellos es mucho menor.

Esto lleva a las autoridades a tomar malas decisiones con mala información. Letal en momentos en los que necesitamos un gobierno incentivando correctamente una golpeada economía.

¿Qué efecto tiene para la vida del ciudadano que lee estas líneas? Entre otras cosas el banco le pone un crédito más alto y su carro y su tele, estimado lector, se hacen más difícil de pagar.

Solo un pequeño grupo de economistas con espacios de opinión parecen estar llamando la atención al respeto y los responsables del desastre esperan que la cosa pase con el perfil más bajo posible. No se puede ni se debe permitir.

Las consecuencias son gravísimas. Significa que medimos mal la inflación y por tanto el Banco de Guatemala establece su política monetaria con mala información, afectando a toda la estructura económica del país.

Creo que lo menos importante es si la fórmula se alteró para beneficiar ciertas agendas políticas en el gobierno de la UNE, si se dio por un grave error o si se trata de una sistemática falta de capacidad técnica. Lo más importante es discutir las implicaciones y presentar los cambios.

Los medios de comunicación deben ser conscientes de que no se puede pasar el tema por alto y se deben abrir espacios para la abierta y honesta conversación.

No solo de lucha contra la corrupción vive el hombre. Un tema como este merece también espacio pues está muy lejos de pertenecer solo a un grupo de selectos estadísticos. Nos afecta a todos.

La transparencia aplica a los políticos y también a los burócratas. La tecnocracia, como cualquier otro poder, debe ser sometida a control ciudadano y debe rendir cuentas sobre sus metidas de pata, más cuando éstas son gigantescas en fondo y forma.

Más de Daniel Haering:

08 de noviembre de 2017, 05:11

cerrar